El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, amenazó hoy con cerrar los programas de cooperación que reciben organismos locales por parte de EE.UU., como respuesta a la decisión de Washington de suspender al país casi tres millones de dólares que estaban asignados para las áreas militar, lucha antidrogas, salud y medio ambiente.

"Si aquí no hay plata (dinero) para la salud, el medio ambiente, la lucha contra el tráfico de drogas, aquí tampoco habrá plata para esos agentes del imperio. Aquí se cierran todos los programas" de cooperación, advirtió Ortega en un discurso durante un acto en Managua.

El mandatario nicaragüense señaló a las organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y otros sectores críticos con su Gobierno, sin precisar, y que supuestamente reciben dinero de Estados Unidos, como "agentes del imperio" que han buscado desestabilizar su mandato.

Estados Unidos notificó el jueves pasado a Nicaragua de la suspensión del "waiver de transparencia fiscal", por lo que no le otorgará casi tres millones de dólares para las áreas militar, lucha antidrogas, salud y medio ambiente, según los datos oficiales.

Ortega rechazó el argumento de Washington sobre el tema de la transparencia fiscal y consideró que detrás de esa decisión existe un "chantaje" por querer cambiar las autoridades electorales, al cual, adelantó, no van a ceder y les exigió "respeto".

También acusó a Estados Unidos de ser "los más grandes estafadores y delincuentes de este planeta" y que no pueden dar "lección de moral" a ningún país sobre transparencia fiscal o de institucionalidad.

"Si, ellos no respetan las leyes, sino que imponen la ley del más fuerte", denunció.

Sostuvo que el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) han certificado la transparencia de las finanzas nicaragüenses, por lo que calificó de "aberración" el argumento esgrimido por Estados Unidos para suspender parte de su cooperación a Nicaragua.

El Departamento de Estado de EE.UU. debe aún determinar si negará a Nicaragua esa otra dispensa, relativa a la propiedad, y que afecta a la cooperación a través de instituciones multilaterales, en las que Washington puede ejercer el derecho de veto.

Ese "waiver" o certificado está supeditado al avance que registre Nicaragua en la resolución de las reclamaciones de propiedades confiscadas a ciudadanos estadounidenses durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990).

"Ya veremos que hacen frente a ese otro famoso waivers (el de la propiedad) que va a decidir, si lo van a suspender o lo van a aprobar. Eso dependerá de sus intereses. Ellos verán", continuó Ortega.

El procurador del Estado nicaragüense, Hernán Estrada, afirmó en marzo pasado que 197 ciudadanos estadounidenses mantenían en vigor 377 reclamaciones por propiedad.

El mandatario nicaragüense se refirió al tema tras rendir homenaje a Carlos Fonseca Amador, fundador del sandinista, en el 76 aniversario de su nacimiento, en un acto celebrado en la Plaza de la Revolución, en Managua.