La alta representante de la Unión Europea, Catherine Ashton, ha dicho hoy que esta preocupada por la destitución del presidente de Paraguay, Fernando Lugo, y ha hecho un llamamiento para que se respete "la voluntad democrática" de los paraguayos.

En un comunicado, Ashton también ha alabado la "rápida" reacción de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y ha expresado su "preocupación por la gestión del proceso", en referencia a la crisis política paraguaya.

"La UE apoya al pueblo paraguayo y llama a todas las partes a respetar su voluntad democrática", ha señalado la jefa de la diplomacia europea.

La alta representante ha asegurado que está "siguiendo con preocupación los acontecimientos políticos en Paraguay" donde ayer el Congreso votó por amplia mayoría destituir al presidente Lugo de su cargo.

Ashton dijo que siguió el debate en la Organización de Estados Americanos (OEA) y ha dicho apoyar la "decisión de enviar un equipo a Paraguay para seguir la situación sobre el terreno".

Asimismo, ha apuntado que la UE "mantendrá estrecho contacto con los actores regionales".

El presidente paraguayo fue destituido el viernes de su cargo, después de que el Senado de este país lo declarara "culpable" de mal desempeño en sus funciones al frente del país.

Lugo fue reemplazado por el vicepresidente, Federico Franco, al que los Gobiernos de Argentina, Ecuador, Bolivia y Venezuela anunciaron que no reconocerán por considerar que ha llegado a la Presidencia mediante un "golpe de Estado".