El presidente del Parlamento Centroamericano (Parlacen), el dominicano Manolo Pichardo, condenó la destitución del mandatario paraguayo, Fernando Lugo, y la definió como "un golpe de Estado que violenta la voluntad popular", informó hoy una fuente de ese organismo regional.

Lugo fue destituido este viernes por el Senado de su país por supuesto mal desempeño de sus funciones.

Pichardo expresa en un comunicado su rechazo a la interrupción del orden institucional en Paraguay y a las acciones en contra de un presidente legítimo, electo de manera democrática.

El presidente del Parlacen, que tiene su sede en Guatemala, dijo que respalda la posición de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) que este golpe de Estado "configura una amenaza de ruptura al orden democrático al no respetar el debido proceso".

También, apunta, que "es imprescindible el pleno respeto de las cláusulas democráticas" de los tratados fundacionales de la Unasur, el Mercosur (Mercado Común del Sur) y la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños).

El parlamentario dominicano llamó a la comunidad internacional a rechazar el golpe en Paraguay que "debe quedar sepultado bajo los cimientos de una democracia que se ha solidificado con el tiempo".

Pichardo conminó a la Organización de Estados Americanos (OEA) a que exija el respeto a la Carta Democrática para que no "retornen los tiempos oscuros a nuestra América".