La minera Yanacocha, que tiene como principal accionista a la norteamericana Newmont, confirmó hoy que ha aceptado implementar las recomendaciones de un peritaje internacional y los planteamientos del presidente de Perú, Ollanta Humala, para poder desarrollar el proyecto Conga.

El gerente de la minera, Carlos Santa Cruz, señaló en un comunicado que han aceptado las recomendaciones, entre las que figuran preservar dos de las cuatro lagunas que iban a ser drenadas para desarrollar el proyecto, crear reservorios para incrementar el agua en la región Cajamarca y crear 10.000 puestos de trabajo directo.

El comunicado indicó que su primera acción será "llevar a cabo la construcción de los reservorios en beneficio de las comunidades del entorno, que solo cuentan con abastecimiento de agua durante la época de lluvia".

"La construcción de los reservorios contribuirá a estrechar nuestra relación con Cajamarca y, al mismo tiempo, permitirá mostrar que la minería moderna y responsable puede proteger el medio ambiente y mejorar significativamente la calidad de vida de la población a través del desarrollo económico y de infraestructura", indicó Santa Cruz.

El presidente de Perú, Ollanta Humala, anunció el jueves que Newmont se había identificado con las propuestas hechas por el Gobierno para dar viabilidad al yacimiento de oro y cobre, al que se opone un amplio sector de la región norteña de Cajamarca.

"A Newmont ya le habíamos hecho un planteamiento sobre el proyecto y saludamos que ellos por fin se hayan identificado con nuestras propuestas", dijo el presidente.

El proyecto Conga está paralizado desde noviembre pasado por la oposición del presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, y de varias organizaciones sociales que promueven un paro indefinido.

El presidente de Buenaventura (socia de Newmont en Yanacocha), Roque Benavides, había asegurado el martes que la empresa está comprometida a hacer "un esfuerzo adicional para dar más agua" a Cajamarca.

El martes pasado circuló en los medios locales una carta firmada por Gregorio Santos en la que solicitaba a Humala que les concediera la oportunidad a los dirigentes y autoridades de "ser escuchados", aunque no se refería explícitamente a una solicitud de diálogo.

Humala dijo, sin embargo, que no había recibido ningún documento de las autoridades de Cajamarca, aunque manifestó su disposición a conversar con ellos e incluso el Gobierno conformó un equipo negociador liderado por el ministro de Vivienda, René Cornejo.