El Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) de Honduras afirmó hoy que la destitución de Fernando Lugo de la Presidencia de Paraguay constituyó "un golpe de Estado más de la oligarquía de ese país".

"Lo ocurrido en Paraguay es igual a lo de Honduras en junio de 2009 con el presidente Manuel Zelaya", dijo a Efe el subcoordinador del FNRP, Juan Barahona.

El FNRP surgió tras el golpe de Estado a Zelaya del 28 de junio de 2009, para exigir su restitución en el poder y regreso al país, del que además fue expulsado el depuesto gobernante.

"Estos golpes de Estado como el de Honduras y Paraguay no son posibles si no tienen la venia de la embajada del imperio de Estados Unidos en cada país", agregó Barahona.

Lugo fue destituido este viernes por el Senado tras un juicio político y en su lugar asumió como jefe de Estado el hasta ahora vicepresidente Federico Franco, al que Gobiernos de varios países suramericanos han dicho que no reconocerán porque se trata de un "golpe de Estado".

El Gobierno de Honduras que preside Porfirio Lobo no se ha pronunciado sobre lo ocurrido en Paraguay.

Tampoco lo ha hecho el expresidente Zelaya, quien recién ha regresado de República Dominicana, donde fue intervenido a inicios de mayo pasado por una fractura de fémur que sufrió en ese país.

Barahona dijo que "la oligarquía Paraguay ha querido recuperar lo que había perdido, pero a través de la fuerza, de un golpe de Estado".

En un comunicado, el FNRP se pronunció en contra de la expulsión del poder de Fernando Lugo y expresó "en solidaridad con el pueblo y Gobierno de Paraguay".

"Los hondureños ya sabemos cuales son las consecuencias de un golpe de Estado", añadió la misiva.