Un juez penal condenó a 18 años de prisión a un agente de la policía que tras asesinar a su esposa simuló su propia muerte para eludir a la justicia y cobrar a través de sus familiares millonarios seguros de vida, informó el viernes la Fiscalía.

La decisión fue tomada la víspera por el juzgado 21 Penal en Bogotá y recayó en el policía César Augusto Montaño Moreno, quien recibió la condena por ser hallado probado culpable de los delitos de homicidio y porte ilegal de armas.

Montaño, explicó la Fiscalía en un comunicado de prensa, adquirió un negocio de cabinas telefónicas para que lo atendiera su esposa, Martha Lucía Gutiérrez, y el 12 de diciembre de 2008, hacia las siete de la noche, llamó a la Policía del barrio Kennedy, al sur de Bogotá, para informar "el hallazgo del cuerpo de su mujer con heridas de arma de fuego".

Tras la muerte de su cónyuge, Montaño alertó de amenazas de muerte en su contra por parte de grupos ilegales, agregó la Fiscalía.

Se inventó una serie de panfletos que daban cuenta de que iba a ser asesinado, según dijo la Fiscalía del caso en una audiencia pública celebrada un complejo judicial de Bogotá.

Poco tiempo después los familiares del policía denunciaron su desaparición, agregó el ente investigador.

La Fiscalía estableció que luego de la desaparición del patrullero sus familiares cobraron 50 millones de pesos (unos 28.000 dólares), de un seguro de vida de la esposa Martha Lucía Gutiérrez.

También se constató que Montaño adquirió seguros de vida para su madre y él por 500 millones de pesos (unos 280.000 dólares), "que no alcanzó a cobrar por la acción de la aseguradora respectiva y las autoridades judiciales", añadió el comunicado divulgado en la página de internet de la Fiscalía.

A mediados de 2010, en un zona rural de Puerto Ayacucho, en Venezuela, las autoridades de ese país reportaron el hallazgo de un cuerpo incinerado con un documento de identidad y un placa policial a nombre de César Augusto Montaño.

Pero en julio de 2011, durante un operativo de rutina, las autoridades de la fronteriza ciudad de Cúcuta, departamento de Norte de Santander y a 400 kilómetros al noreste de Bogotá, requirieron a un ciudadano y mediante cotejo de huellas dactilares establecieron que se trataba de César Augusto Montaño, quien había "muerto" un año atrás según los archivos oficiales.

En la audiencia del jueves, la Fiscalía y el abogado de la familia de Martha Lucía Gutiérrez apelaron la decisión del juzgado porque consideraron muy baja la condena.

Montaño está detenido en un centro carcelario de Bogotá.