El presidente de EE.UU., Barack Obama, se presenta hoy ante un influyente foro latino en Orlando (Florida), un día después de que su rival republicano, Mitt Romney, lo acusara de oportunismo político para captar el voto hispano.

Es la primera vez que Obama acude al encuentro anual de la asamblea de cargos electos latinos NALEO desde 2008, cuando se presentó como candidato en busca del apoyo hispano, y pronunciará su discurso una semana después de ofrecer un alivio migratorio a numerosos estudiantes indocumentados.

Se prevé que el mandatario aproveche su asistencia al foro para pintar a Romney como un candidato extremista que defiende los intereses de los ricos en detrimento de la clase media, y responda también a los ataques que Romney lanzó el jueves en su contra.

El viernes pasado, Obama emitió una directriz para que el Departamento de Seguridad Nacional suspenda la deportación de estudiantes indocumentados que vinieron a EE.UU. cuando eran menores, y permita a éstos solicitar un permiso de trabajo temporal renovable de dos años.

Durante su discurso ante NALEO el jueves, Romney prometió un plan de reforma migratoria a largo plazo, pero no precisó si revocaría la medida anunciada por Obama.

En cambio, acusó de oportunismo político al presidente, al recordar que el mandatario tuvo tres años y medio para cumplir su promesa de reforma migratoria de 2008 y no lo hizo, pese a tener mayoría demócrata en ambas cámaras del Congreso en 2009.

Romney también reiteró sus ataques contra la gestión económica de Obama que, a su juicio, ha aumentado los niveles de desempleo y pobreza entre los hispanos estadounidenses.

Su discurso ante unas mil personas durante la 29 conferencia anual de NALEO fue recibido con reacciones que oscilaron entre el escepticismo y el optimismo cauteloso.

Tanto Romney como Obama acuden al foro de NALEO, en pleno complejo turístico de Disney en Orlando -una ciudad que ha experimentado una explosión demográfica latina en la última década-, mientras la economía se perfila como el tema dominante de la contienda para la elecciones presidenciales de noviembre.

El principal asesor político del Comité Nacional Demócrata, Juan Sepúlveda, salió al paso de los ataques de Romney, al indicar que el exgobernador de Massachusetts se equivoca apostando por la amnesia del electorado hispano.

"No importa lo que diga ahora, eso no cambiará el hecho de que Romney mantiene una postura extrema sobre inmigración y está en el lado equivocado de cada asunto importante para la comunidad hispana. Quizá Mitt Romney quiera olvidar las promesas que hizo durante las primarias republicanas de extrema derecha, pero los estadounidenses no lo harán", dijo Sepúlveda.

Sepúlveda se refería en concreto a que, durante las primarias republicanas, Romney calificó de "limosna" el "Dream Act" -que persigue legalizar a los estudiantes indocumentados- y prometió que lo vetaría si lo aprueba el Congreso.

Agregó que Romney aboga por políticas que, en su conjunto, ponen en peligro el bienestar de la clase media y de las familias hispanas que luchan por alcanzar el "Sueño Americano".

Los hispanos son el bloque electoral de mayor crecimiento en Estados Unidos y, según NALEO, este año se calcula que al menos 12,2 millones acudirán a las urnas el próximo 6 de noviembre.

En 2008, Obama obtuvo el 67% del voto latino frente al 31% que consiguió su rival republicano y senador de Arizona, John McCain.

Según una encuesta reciente de NBC, Telemundo y el diario "The Wall Street Journal", Obama tiene entre los latinos una ventaja de 34 puntos frente a Romney, con 61% y 27%, respectivamente.

Este año, el voto latino tendrá peso especialmente en estados "bisagra" como Arizona, Colorado, Florida, Nevada y Nuevo México.