El nuevo primer ministro de Grecia y el ministro de finanzas están hospitalizados el sábado, con el primero sometiéndose a cirugía en un ojo y el otro a exámenes un día después de desplomarse.

El primer ministro Antonis Samaras iba a ser operado el sábado para repararle un desprendimiento de retina. Se espera que la operación dure una hora.

El titular de finanzas Vassilis Rapanos seguía internado en una clínica privada tras ser llevado a un hospital el viernes sufriendo intensos dolores abdominales, náusea, mareo, sudores y debilidad. La causa de los síntomas no estaba clara, y Rapanos era sometido a una serie de pruebas.

Rapanos, que fue nombrado para el cargo el jueves, aún no ha sido juramentado. La ceremonia había sido programada para el viernes, pero fue aplazada a causa de su enfermedad.