Los precios de consumo en España se mantuvieron cerca de la media de la UE en 2011, apenas tres puntos por debajo, según los últimos datos publicados hoy por Eurostat, la agencia estadística comunitaria.

Ese año, los niveles de precios de consumo de bienes y servicios diferían "sensiblemente" entre los distintos Estados miembros, pasando desde los bajos precios de Bulgaria (51 % respecto a la media comunitaria) a los altos de Dinamarca (142 %), el país más caro de los Veintisiete.

España, con un 97 %, se situó como el país más cercano a la media europea, muy cerca de otros Estados miembros como Grecia (95 %) y de otros países que resultan un poco más caros como Reino Unido (102 %), Italia (103 %) y Alemania (103 %).

Los países con los precios más caros de la UE son los nórdicos, con Dinamarca a la cabeza, seguida de Suecia (128 %) y Finlandia (125 %), a los que se une también Luxemburgo (122 %).

En el otro extremo, los países con los precios de consumo más bajo se sitúan en el este de Europa, con Bulgaria como el país más barato, seguido de Rumanía (60 %), Polonia (60 %), Hungría (64 %) y Lituania (66 %).

Por sectores, España se mantiene de nuevo en línea con la media europea en productos electrónicos y vehículos personales con un 99 % en ambos, a la vez que muestra precios más bajos en hostelería y restauración (94 %), productos alimentarios y bebidas no alcohólicas (93 %), ropa y calzado (88 %) y bebidas alcohólicas y el tabaco (83 %).

Los precios de los productos alimentarios y las bebidas no alcohólicas registraron de nuevo sus mínimos en Bulgaria (67 %) y su máxima en Dinamarca (136 %), y la situación que se repite en el caso de los vehículos personales con el 83 % de Bulgaria y el 167 % de Dinamarca, y de la hostelería y la restauración (45 %) y (154 %), respectivamente.

En cuanto a las bebidas alcohólicas y el tabaco, los precios más bajos se dieron en Hungría (63 %) y los más altos, en Irlanda (163 %), unas diferencias que se deben a los diferentes impuestos aplicados por los Veintisiete a estos productos, según Eurostat.

Respecto a la ropa y el calzado, Bulgaria de nuevo es el país más barato (75 %), mientras que Suecia se tiene los precios más elevados (133 %).

En el caso de los productos electrónicos, Polonia es el país con los precios más bajos con un 89 % respecto a la media de la UE, mientras que Malta es el más caro con un 125 %.