Durante siglos el puerto siciliano de Palermo ha sido un punto de entrada de mercancías –tanto legales como ilegales– a Europa. Funcionarios italianos recientemente han descubierto que los despiadados carteles mexicanos están usando el mercado negro de Palermo, que es la cuna de la mafia siciliana, junto con otros puertos italianos, como conducto para entrar drogas al mercado europeo.

Los carteles mexicanos se han internacionalizado. La cuestión es quién tomará el poder en Europa y en Rusia

- Shannon O’Neil

Una investigación de 10 años de duración por parte de las autoridades italianas, que culminó a comienzos de este año, reveló conexiones entre los grupos italianos y los traficantes de drogas mexicanos para transportar cargamentos de cocaína a través del océano Atlántico.

Estas revelaciones de las autoridades italianas son solo la indicación más reciente de que los carteles mexicanos están expandiendo su alcance hasta el otro lado del Atlántico a medida que las organizaciones traficantes colombianas han ido alejándose paulatinamente del negocio.

"Estos últimos 20 años los mexicanos han tomado el plodder" afirmó Shannon O’Neil, una especialista en Estudios Latinoamericanos del Consejo de Relaciones Exteriores. "En vez de trabajar para los colombianos, ahora son los colombianos quienes trabajan para los mexicanos", dijo.

Le conexión italomexicana supuestamente fue iniciada por Elio y Bruno Gerardi, dos hermanos italianos que operan desde Monterrey y que han enviado cientos de toneladas de cocaína en nombre de la Cosa Nostra en el interior de hornos industriales. Mientras que los dos hermanos continúan prófugos, varias figuras clave relacionadas con el crimen organizado italiano se encuentran detenidas.

"La investigación de la operación de los Gerardi demuestra el grado al cual México se ha vuelto un actor vital no solo en la cadena de suministro de cocaína en EE. UU., sino en el tráfico de drogas mundial", escribió Patrick Corcoran en InSightCrime.org, un sitio web sobre la seguridad en Latinoamérica. "Una banda dedicada a transportar cocaína sudamericana a Europa no tenía ninguna necesidad inherente de contar con una conexión mexicana, pero el papel central que tienen los traficantes mexicanos en el comercio internacional de la droga hizo que los Gerardi establecieran vínculos con los traficantes mexicanos ya en el año 2002."

Además, como el precio de un kilo de cocaína es de más de $63,000 en Italia —en comparación con el precio promedio de $28,000 a $38,000 en Nueva York— los carteles ven a Europa como un lucrativo mercado sin explotar.

"Los carteles mexicanos se han internacionalizado. La cuestión es quién tomará el poder en Europa y en Rusia”, dijo O’Neil.

La Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA) recientemente anunció que existen conexiones documentadas entre los carteles mexicanos y grupos delictivos de Mozambique, la República Democrática del Congo, Ghana y Nigeria. También se sabe que el cartel de Sinaloa tiene conexiones no solo en Europa, sino en América Latina, África, Asia y también en Australia, en cuyas ciudades ha florecido el narcotráfico.

"Los EE. UU. no son el único objetivo ahora", dijo Rusty Payne, un vocero de la DEA, y añadió que las tácticas más estrictas implementadas por los gobiernos mexicano y estadounidense han hecho que los carteles mexicanos busquen otros horizontes.

"Europa ahora está enloquecida con la cocaína", agregó Payne.

El pasado agosto, la revista semanal mexicana M Semanal informó un fuerte aumento de las conexiones entre los Zetas y el grupo delictivo italiano ‘Nhdrangheta.

La ‘Nhdrangheta es una familia de crimen organizado similar a la mafia siciliana que opera en la región italiana de Calabria. Se calcula que obtienen ganancias de entre 30,000 y 50,000 millones de dólares anuales, provenientes mayormente del tráfico de drogas y mercancía pirata.  

Si bien no es tan conocida en los Estados Unidos como la Cosa Nostra, la ‘Nhdrangheta –que opera mediante grupos individuales pequeños en vez de tener la estructura piramidal de la mafia– es sin duda el grupo traficante de droga más importante de Europa, ya que el 80 por ciento de la cocaína que ingresa al continente lo hace por los puertos calabreses, según calcularon funcionarios italianos en 2004.

“Los carteles mexicanos se encuentran en territorio desconocido en Europa, no como en su país natal y en partes de los Estados Unidos, por lo que necesitan alguien que los guíe para incursionar en el narcotráfico al otro lado del Atlántico”, dijo O’Neil.

"Los carteles mexicanos se encuentran en terreno nuevo y necesitan aprender cómo son las cosas allí", agregó O’Neil. "Los italianos están establecidos y tienen redes bien conectadas para ayudar a los mexicanos".

El vínculo entre la ‘Nhdrangheta y los carteles mexicanos data de varios años. En 2008, un operativo conjunto entre las autoridades de Estados Unidos, Italia, México y Guatemala llamado Project Reckoning logró que se arrestara a 175 individuos bajo cargos relacionados con el tráfico de drogas interno. Si bien se incautó el cargamento de cocaína enviado desde Sudamérica con parada en Nueva York, el cartel del Golfo y los Zetas (entonces parte de la misma organización) supuestamente eran los proveedores clave.  

"La vinculación entre los Zetas y la 'Ndrangheta es el ejemplo más frecuente de la cooperación entre los mexicanos y los italianos, incluso después de Project Reckoning", afirmó Corcoran.

Si bien todavía son conocidos por sus tácticas ultraviolentas, los negocios con los grupos de crimen organizado italianos también parecen haber cambiado ligeramente el modelo operativo de los Zetas al de sus pares italianos.

Los Zetas ahora usan tácticas como la extracción de la población local, la extorsión y la diversificación de sus productos, tal como hacen los italianos, dijo Corcoran.

"La diversificación ayuda a mantener altas las ganancias porque si [las autoridades] arremeten contra las drogas, los carteles tienen otras entradas de dinero", dijo O’Neil.

Dada la preocupación de que la violencia ligada a las drogas en México cruce la frontera hacia los Estados Unidos y posiblemente a los nuevos mercados europeos, O’Neil dijo que los europeos deberían sentirse aliviados de que hasta ahora el derramamiento de sangre se ha circunscrito principalmente a México.

"Hemos oído grabaciones ocultas en las que miembros de los carteles dicen que no hay que matar a nadie en EE. UU.", dijo Payne. "Me sorprendería muchísimo si lo mismo no estuviera pasando en Europa".

La demanda de cocaína en Europa, que ha aumentado drásticamente esta última década, sumada a las florecientes rutas de tráfico por todo el oeste de África y Europa, ha permitido a los grupos de crimen organizado italianos “meterse cómodamente en la cama” con los carteles mexicanos.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino