Organizaciones no gubernamentales (ONG) anunciaron hoy una nueva estrategia de lucha por el desarrollo sostenible que prevé más movilizaciones y la participación en futuras negociaciones de la ONU, tras lo que consideraron como "fracaso" de la Río+20.

Además de aumentar las presiones para que los gobiernos adopten medidas en favor del medio ambiente y de la reducción de la pobreza, las ONG, aliadas en diferentes plataformas, pretenden participar activamente en las negociaciones que iniciará la ONU para definir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La estrategia fue anunciada hoy en Río de Janeiro por líderes de las organizaciones Greenpeace y Oxfam, y de la Confederación Sindical Internacional, que agrupa a 166 millones de trabajadores sindicalizados.

Las tres participan en los grupos que representan a la sociedad civil en la ONU, por lo que tuvieron acceso a las negociaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río+20, y forman parte de la plataforma que organizó la Cumbre de los Pueblos, el principal evento paralelo a la cumbre que concluye hoy.

Representantes de las ONG, que le entregaron hoy al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, un documento con las conclusiones de la Cumbre de los Pueblos, dijeron que pretenden organizarse para seguir en la lucha.

Barbara Stocking, dirigente de Oxfam, aseguró que las ONG trabajarán sobre una de las pocas cosas positivas que deja el documento de la Río+20, que fue la decisión de los gobiernos de 193 países de iniciar negociaciones para establecer Objetivos de Desarrollo Sostenible, una iniciativa de Colombia.

Los ODS, metas que los gobiernos se impondrán para asuntos vitales como el agua, la biodiversidad y la seguridad alimentaria, están inspirados en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que la ONU definió para asuntos como el hambre, la educación y la salud hasta 2015.

Las negociaciones para definir las nuevas metas comenzarán este mismo año en el seno de la ONU y ya están en la mira de las ONG.

"Tras la aprobación del documento de la Río+20, Ban está de nuevo en el comando de las negociaciones. Aprovechamos la reunión que tuvimos hoy para decirle que demuestre su liderazgo colocando a los sindicatos y a la sociedad civil en el centro de las negociaciones de los Objetivos de Desarrollo Sostenible", aseguró la secretaria de la Confederación Sindical Internacional, Sharan Burrow.

Según Burrow, las ONG trabajarán para que esos objetivos sean definidos con metas y plazos específicos.

"La Río+20 dejó evidente que hay una crisis de liderazgo y las ONG queremos ocupar ese espacio", agregó.

Según Burrow, "tras el fracaso (de la Río+20) nos vamos convencidos de que tenemos que movilizar a las personas a luchar contra el desastre que quedó".

El director internacional de Greenpeace, Kumi Naidoo, calificó como "algo criminal" el que un centenar de gobernantes no hayan dedicado ni media hora a intentar mejorar un documento que varios de los propios mandatarios calificaron como poco ambicioso.

"Ahora vamos a invertir más en fortalecer nuestra unión (de las ONG) y a extender nuestras acciones para movilizar a más trabajadores, campesinos, mujeres y jóvenes en defensa del desarrollo sostenible", según Naidoo, quien anunció una "intensificación de las presiones sobre los gobiernos y las empresas contaminantes".