La Tate Liverpool acoge desde este viernes una exposición de más de 60 pinturas de Turner, Monet y Twombly, que repasa las emociones y rasgos en común en las obras de estos tres artistas en la última etapa de sus vidas.

"Turner, Monet, Twombly: últimas pinturas", que estará abierta al público hasta el 28 de octubre, ofrece una comparativa entre los lienzos más tardíos de los tres pintores, en los que retrataron las estaciones, las flores o el mar, y que reflejan su fascinación por la luz, el paisaje, la mitología, la mortalidad y el romanticismo.

"Aunque pertenecieron a siglos diferentes, los tres compartieron las mismas preocupaciones al final de su vida, que quedaron plasmadas en sus cuadros: la melancolía, la muerte y el sentimiento de pérdida de los seres queridos", explicó hoy el comisario, Jeremy Lewison, durante la presentación a la prensa.

La muestra abarca unas 60 pinturas, entre ellas obras que se enseñarán al público por primera vez en el Reino Unido, como "The Parting of Hero and Leander" de Turner, expuesta junto a dos trabajos de Twombly con el mismo título.

Los tres artistas, considerados "pintores radicales" por sus contemporáneos, recibieron críticas por saltarse los límites de lo convencional en sus trabajos, subrayó Leweson.

Según el comisario, las obras de la colección comparten características similares en cuanto a los trazos y el uso de la luz o el color, ya sean de JMW Turner (1775-1851), Claude Monet (1840-1926) o Cy Twombly (1928-2011).

Leweson confesó un tercer motivo para aunar a los tres artistas en la misma muestra.

"En una conversación con Twombly pocos meses antes de morir, me comentó que tenía unas cartas manuscritas de Turner y Monet y, cuando le pregunté por qué, me confesó que solo coleccionaba documentos de los pintores que le interesaban", relató este experto, quien lamentó que el artista estadounidense, fallecido en 2011, no llegara a ver esta exposición.

El museo presta especial atención a las pinturas dedicadas a las flores, entre las que destacan los jacintos de Twombly de 2007 o una colección de cinco pinturas de nenúfares, que marca el "momento cumbre" de Monet, y en la que se incluye "El estanque de los nenúfares" (1917-1919).

Pese a proceder de la órbita del expresionismo abstracto, Twombly, a quien le gustaba definir su arte como "romanticismo simbólico", abandonó su obsesión por el trazo de los comienzos de su carrera tras mudarse de Estados Unidos a Italia.

La conexión con el Mediterráneo le hizo adquirir una paleta de colores más cálidos, que puede observarse en algunas de las obras de la exposición de la Tate Liverpool como "Sin título" (2007) o "Camino Real II" (2010), en las que predominan los tonos rojos y amarillos.

Esta última obra demuestra, según el comisario, que la energía del artista estadounidense y su pasión por la vida no disminuyeron con el paso de los años, sino que se mantuvieron intactas hasta su muerte.

La Tate Liverpool yuxtapone además las "Cuatro Estaciones" de Twombly, cuatro obras sobre el paso del tiempo en la naturaleza, con dos lienzos en los que Monet retrató la llegada de la primavera: "Lirios malvas" y "Álamos en el Epte".

En los últimos años de su vida, Twombly dejó de dedicarse exclusivamente a la pintura y mostró interés por la fotografía y la escultura, de las que se incluyen tres obras en la muestra, entre ellas "Termópilas" (1991).

Twombly plasmó en esta escultura su pasión por la historia y la mitología grecolatinas, ya que en ella recoge la batalla de Leónidas para defender Esparta de la invasión persa.

Los lienzos de Turner proceden principalmente de museos estadounidenses, mientras que los trabajos de Monet y Twombly han sido prestados por coleccionistas privados y galerías de todo el mundo.

HASH(0xa483770)

Por Cristina Gallardo

HASH(0xa483644)