La madre de uno de los cinco cubanos condenados por espionaje en Estados Unidos en 1998 reclamó hoy en Madrid un mayor apoyo de la comunidad internacional para lograr que la Justicia revise la sentencia, que considera producto de "presiones políticas".

Mirta Rodríguez se encuentra en España para denunciar la situación de su hijo Antonio Guerra, quien forma parte del grupo de detenidos en el estado de Florida (EEUU) en 1998 y declarado culpable de espionaje y conspiración en 2001.

"Nosotros todavía no acabamos de abrir la gran verdad de nuestro caso. Aquí se ha violado el derecho civil, constitucional, los derechos humanos. Es un ensañamiento político, en el cual llevamos 14 años", dijo Rodríguez hoy en unas declaraciones a Efe.

Agregó que los abogados que llevan el caso solicitaron acceder a nuevas pruebas que podrían favorecer a "los cinco", por lo que cree que el apoyo internacional ayudaría a acelerar el proceso.

En ese esfuerzo por sumar apoyos, Mirta se reunió días atrás con parlamentarios de la región de Andalucía (sur de España) a quienes presentó el caso de su hijo.

"Estamos pidiendo a (Barack) Obama que no tenga miedo, que firme el regreso de nuestros hijos, que está en sus manos, porque como presidente él puede hacer justicia", dijo Mirta en referencia a la posibilidad de un indulto.

Las autoridades de La Habana insisten en que "los cinco" eran agentes que investigaban posibles atentados terroristas contra Cuba, para lo que se infiltraron en grupos en Miami (EEUU), pero que no desarrollaban ninguna actividad que pudiera afectar la seguridad de Estados Unidos.

Mirta, quien acaba de cumplir 80 años, comentó que su hijo mantiene el optimismo y se refugia en la pintura y la poesía.