La Comisión Europea (CE) exigió hoy a España la devolución de 132,3 millones de euros por irregularidades en la gestión de los fondos agrícolas europeos, según informó el Ejecutivo comunitario.

La mayor parte de esta sanción (131,1 millones) ha sido impuesta por una vigilancia "deficiente" de la producción de viñedo, en referencia a la prohibición de cultivo para aquellos productores que no tengan "derechos de plantación", informó la CE, en un comunicado.

Asimismo, la CE reclama 1,06 millones por insuficiencias relacionadas con los planes de desarrollo rural, en particular en los controles sobre el terreno, la medición de las parcelas y la aplicación de buenas prácticas.

La de España es la reclamación más elevada de todas las anunciadas, que afectan además a otros doce países (Dinamarca, Alemania, Estonia, Grecia, Francia, Italia, Holanda, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovenia y Reino Unido).

Bruselas reclama en total la recuperación de 426 millones de euros por "incumplimiento de las reglas o un control inadecuado" de las dotaciones de la Política Agrícola Común (PAC).

Como novedad este año y para responder a la presión que soportan algunos países debido a la crisis, la Comisión ha adoptado una normativa que permite a los Estados miembros retrasar, bajo ciertas condiciones, el reembolso de los esos fondos por un plazo máximo de 18 meses.

Esta posibilidad se suma a del reembolso escalonado, durante un plazo limitado de años.

El primer país que ha pedido acogerse a las nuevas facilidades para la devolución de los fondos ha sido Grecia, informó la CE.

La liquidación de cuentas es un procedimiento habitual dentro de la UE para vigilar el gasto de los presupuestos de la Política Agrícola Común (PAC).

El importe de la sanción es proporcional al índice de "error" o deficiencia que encuentra la CE en sus auditorías.