Las guerrillas de las FARC rechazaron las distintas posturas sobre la paz esbozadas por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y afirmaron que seguirán combatiendo, según un comunicado rebelde conocido el viernes.

Además rechazaron un recién aprobada enmienda constitucional que ofrece la suspensión de penas a grupos armados ilegales a cambio de abandonar las armas, y la liberación de secuestrados, entre otros.

La jefatura de las FARC hizo referencia a que en distintos discurso el presidente ha mencionado que está dispuesto a negociar la paz, pero sólo cuando esté seguro que tales diálogos sean bajo las condiciones de la autoridad colombiana y los insurgentes quieran dejar las armas.

"La retórica de Santos pone cada día más al desnudo su verdadero contenido. El único acuerdo de paz que espera es un contrato de adhesión, en el que una guerrilla arrepentida y llorosa se rinde de rodillas ante el gran capital, agradecida de haber sido perdonada como el hijo pródigo", dijo la jefatura de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en un comunicado fechado en la jornada y divulgado en su página de internet.

La solución "política al conflicto colombiano es parte inseparable de nuestro acervo ideológico y político, no es el producto de ninguna presión militar. Las FARC-EP (Ejército del Pueblo) somos pueblo colombiano en armas, seguimos combatiendo y seguiremos combatiendo hasta que desaparezcan las causas que dieron origen y siguen alimentando el conflicto colombiano", agregó el pronunciamiento rebelde.

Sobre la enmienda constitucional, conocida como "marco jurídico para la paz", la calificaron como cínica y como un gesto de descaro del Congreso que la aprobó el pasado 14 de junio por iniciativa de legisladores del oficialismo y con apoyo del gobierno.

"No va a ser a costa de acusaciones infamantes y gratuitas contra la lucha popular, que los gorilas y monstruos que han ensangrentado y sembrado de tumbas a Colombia van a salvar su responsabilidad, como de modo cínico se consagra en el llamado marco legal para la paz. El descaro del Congreso que lo expide se refuerza con la vergonzosa reforma judicial recién aprobada", añadió la comandancia de las FARC, surgida en 1964 y actualmente cuenta con unos 9.000 miembros.

Aunque han sufrido duros golpes en los últimos años a manos de la fuerza pública, las FARC parecen haber retornado a sus táctica originarias de lucha de guerrillas, según ha dicho el propio gobierno, y retomó los ataques en pequeños grupos, a diferencia de los años 90 cuando estaba fortalecida y era capaz de atacar unidades enteras del Ejército y de la Policía Nacional con cientos de rebeldes.