Desesperada por encontrar la anhelada unidad, la selección de Francia sólo necesita observar a España y a su figura Andrés Iniesta para encontrar el ejemplo que busca.

"Les Bleus" podrán verlo muy de cerca el sábado cuando enfrenten a Iniesta y al resto de sus compañeros en los cuartos de final de la Eurocopa.

Iniesta se ha erigido discretamente en la figura de esta Eurocopa con su magistral desempeño en los tres primeros partidos de la "Roja", una selección en la que impera un espíritu fraternal. Francia, a su vez, sigue lidiando con las secuelas del desastre en la Copa del Mundo de 2010 y con el retiro de jugadores de la era de Zinedine Zidane.

La magnífica racha de resultados de España desde que ganó la Euro de 2008 es consecuencia del espíritu colectivo de un equipo colmado con el mejor talento del fútbol en Europa.

"Tienes que tener corazón para jugar contra España", señaló el técnico de Francia, Laurent Blanc, con miras al encuentro en el estadio Donbass Arena de Donetsk.

Aunque Iniesta no es ajeno a las actuaciones heroicas, el mediocampista de 28 años y hablar pausado nunca se jacta de eso, a pesar de la habilidad que tiene para cumplir cuando más lo necesita el equipo y el país.

Iniesta anotó el gol del empate en tiempo de compensación en Stamford Bridge que le dio a Barcelona una victoria dramática sobre el Chelsea y un lugar en la final de la Liga de Campeones de 2009, donde el club español ganó el primero de 14 trofeos en cuatro temporadas.

Y mientras todos los aficionados del Barcelona recuerdan esa noche a la perfección, todos los españoles se acuerdan del 11 de julio de 2010, cuando el tanto de Iniesta en tiempo extra le permitió a los españoles ganar 1-0 a Holanda en la final de la Copa del Mundo.

Sin su goleador histórico David Villa, España depende más que nunca de la magia de Iniesta en el mediocampo para abrir las defensas.

"Es un jugador increíble", afirmó su compañero David Silva en la selección. "Cuando juegas con él, todo es mucho más sencillo".

Iniesta se incomodó cuando le dieron la estafeta de líder del equipo al comienzo del torneo, pero ha ido paulatinamente asumiendo el papel al lado del capitán Iker Casillas. Iniesta ha defendido con frecuencia al técnico Vicente del Bosque sobre la táctica de colocarlo junto con Xavi Hernández, Silva y Cesc Fábregas como la bujía del ataque español.

Iniesta está consciente de que su situación en la cancha ha cambiado. "Cada año coges más responsabilidad y te sientes mejor dentro del terreno de juego", señaló. "Creo que esa es la principal diferencia, con el paso de los años un jugador aprende cosas que antes no sabía. Me siento bien, y espero que pueda aprender más en los próximos años".

Sin embargo, reconoce los riesgos de enfrentar a los franceses. "Será un partido muy duro, ya que ellos querrán tener también la posesión de la pelota", dijo. "Les gusta pasarse la pelota y tienen mucha calidad en la plantilla, especialmente en ataque. Es un equipo muy peligroso".

Si Francia ha de recuperar su mejor nivel y el espíritu colectivo, tiene a la historia de su lado.

Francia nunca ha perdido en seis partidos oficiales contra España, al que le ha ganado cinco veces, incluyendo en la segunda ronda del Mundial de 2006.

Pero no cuenta con el zaguero central Philippe Mexes por suspensión, de modo que la pareja improvisada de Laurent Koscielny y Adil Rami deberán enfrentar a Iniesta y al ataque de España. Francia también tiene problemas en la ofensiva, donde Franck Ribery y Karim Benzema siguen sin gol entre ellos en el torneo.

De cualquier manera, la única certidumbre del sábado es que España, al menos, jugará en armonía como equipo.

"Cuando ganamos, ganamos todo", dijo Iniesta. "Y cuando perdemos, perdemos todo".

___

El periodista de la AP Jerome Pugmire en Donetsk, Ucrania, contribuyó en la información.

___

Paul Logothetis está en Twitter como: www.twitter.com/PaulLogoAP