El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) fue fortalecido en la Río+20 con un mayor presupuesto y una mayor representatividad ya que todos los países del mundo formarán parte de su consejo de administración, afirmó hoy el director ejecutivo de este organismo, Achim Steiner.

"Creo que hubo un gran avance para el PNUMA", afirmó Steiner en una rueda de prensa en Río de Janeiro, en donde este viernes concluye la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20, que reunió a un centenar de jefes de Estado y de Gobierno.

Steiner rechazó las versiones según las cuales las negociaciones para fortalecer este organismo fracasaron por no haber convertido al PNUMA en una agencia especializada de la ONU con autonomía y presupuesto propio, como era defendido por los países europeos.

El documento "El futuro que queremos", principal resultado de la Cumbre de la Río+20, prevé textualmente el fortalecimiento de los poderes del PNUMA y su "upgrade" (elevación a un nivel superior).

"Después de 40 años el PNUMA recibió condiciones de gobernanza para actuar. El resultado de la Río+20 es una buena noticia para la gobernanza internacional del medio ambiente", según Steiner.

El director explicó que los gobiernos decidieron acabar con la limitada adhesión al PNUMA, que actualmente cuenta en su dirección con la participación de 58 Estados miembros, para convertirlo en un organismo con adhesión universal.

"Ahora todos los países miembros de la ONU participarán en el Consejo de Administración del PNUMA. Los ministros de Medio Ambiente de todos los países tendrán participación en el sistema de gobernanza internacional del medio ambiente", aseguró.

La Río+20 también fortaleció financieramente el PNUMA mediante un aumento de la dotación corriente que la ONU repasa al organismo.

"Se trata de un aumento importante si se tiene en cuenta que actualmente el 96 por ciento de los recursos del PNUMA es procedente de contribuciones voluntarias", según Steiner.

La Cumbre de Río de Janeiro también aprobó la posibilidad de una mayor participación de la sociedad civil en las acciones del PNUMA.

Otro mandato de la Río+20 establece que los países determinen en la próxima Asamblea General de la ONU, en septiembre próximo, un fortalecimiento de la capacidad del PNUMA para apoyar a los Estados miembros en los niveles regional y nacional.

Uno de los principales objetivos de la Río+20 era definir un nuevo marco institucional para los organismos de la ONU que lidian con el desarrollo sostenible, entre ellos el PNUMA, responsable por la dimensión ambiental.

Pese a que hasta 140 países llegaron a apoyar la transformación del PNUMA en una agencia especializada, la propuesta no prosperó porque muchas naciones en desarrollo defendían la reestructuración de todos los organismos de la ONU para crear una agencia que integrase las dimensiones ambiental, económica y social del desarrollo sostenible.

En uno de los debates en Río de Janeiro, el presidente francés, François Hollande, afirmó que seguirá promoviendo en foros internacionales la creación de una agencia de la ONU dedicada al medio ambiente.

Según Hollande, el fortalecimiento del PNUMA es "insuficiente" para dotar a las cuestiones medioambientales de una mayor importancia en la agenda global.