El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, considera que Italia y España son países competitivos que lograrán superar la crisis llevando a cabo las reformas estructurales que ya han iniciado.

"Creo que Italia es un país competitivo y de éxito. Y eso vale también para España", aseguró Westerwelle en una entrevista publicada hoy en el diario italiano "Corriere della Sera".

El titular de Exteriores de Alemania subrayó que ambos países "tienen productos conocidos en todo el mundo, y lograrán (superar la crisis) llevando a cabo las reformas estructurales que ya han activado".

Preguntado sobre las diferencias que existen entre Alemania y Francia en las medidas que hay que aplicar en asuntos como los eurobonos o las políticas de austeridad, Westerwelle comentó que "no deben estar siempre de acuerdo, sino que hay que encontrar un camino común".

"En cuanto a los eurobonos -manifestó- Alemania no puede dar garantías por la deuda de otros países. La solidaridad europea de Alemania es ejemplar y esta política viene apoyada por una gran mayoría en el Parlamento".

Westerwelle se refirió además al escepticismo que existe en algunos ámbitos sobre el desarrollo de la integración europea.

"Es algo normal, es casi una obligación civil. Europa es una casa en la que siempre hay que construir algo", comentó el ministro alemán de Exteriores, quien, sin embargo, subrayó que "el extremismo antieuropeo de izquierda y derecha es algo totalmente diferente, que se cocina sobre el fuego de los prejuicios una sopa venenosa".

Así, consideró que "es necesario luchar contra este tipo de extremismos, luchando para sacar a la juventud de la calle, realizando buenas políticas económicas capaces de aumentar la competitividad y dar valor a las pequeñas y medianas empresas, construyendo un eficaz sistema de educación, que dé oportunidades para el futuro".

"La mayor causa del extremismo es el paro juvenil. El objetivo de los líderes europeos debe ser el de luchar" contra ello, afirmó.