El presidente de Ecuador, Rafael Correa, señaló que su país se tomará "el tiempo que sea necesario" para decidir sobre la petición de asilo político del australiano Julian Assange, fundador de WikiLeaks, que se encuentra en la Embajada del país andino en Londres y afronta un proceso de extradición a Suecia.

"Estamos analizando todos los causales de la petición de asilo. Nos tomaremos el tiempo que sea necesario y tomaremos una decisión en el momento oportuno", dijo Correa en una rueda de prensa a su regreso de Brasil, donde participó en la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible.

Insistió en que están "estudiando muy seriamente" la petición de asilo y recordó que Ecuador es "un país que rechaza la pena de muerte".

"No podríamos a una persona que nos ha pedido asilo arriesgarla a que enfrente, más aún por delitos políticos, una pena de muerte. Ecuador es un país, un Estado de derecho, que respeta, ama la paz, la justicia, la verdad y no podríamos aceptar que no se haya cumplido el debido proceso, que haya una persecución política por las ideas expresadas por el señor Assange", añadió.

Apuntó que si el australiano ha cometido una infracción legal en cuanto a Wikileaks "que se le presenten esos cargos, pero es bastante extraño que aparezcan cargos de una naturaleza totalmente diferente", dijo.

El fundador de WikiLeaks ha alegado una "persecución" en su contra para reclamar asilo a Ecuador basándose en la declaración de derechos humanos de la ONU, con vistas a evitar una extradición a Suecia por presuntos delitos sexuales.

Assange niega los presuntos abusos sexuales y violación de los que es sospechoso en Suecia, asegura que fueron relaciones consentidas que mantuvo con dos mujeres en Estocolmo en el verano de 2010 y alega que esas acusaciones tienen motivaciones políticas.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, informó ayer a través de su cuenta de twitter de que la solicitud de Assange "requiere profundo análisis. Ecuador declara que protegerá derecho humano a la vida y a la libertad de expresión".

"Ahora -dijo Patiño- estamos estudiando el riesgo denunciado por Assange de que sea juzgado por razones políticas y pudiera ser condenado a muerte", en el caso de ser extraditado a Estados Unidos, donde podría ser condenado por filtrar cables diplomáticos de ese país.

WikiLeaks divulgó desde 2010 miles de cables diplomáticos confidenciales que airearon métodos y prácticas cuestionables de muchos gobiernos, pero desde hace meses la falta de financiación de ese portal y el enfrentamiento de Assange con algunos de quienes fueron sus partidarios han reducido su impacto.

El periodista australiano ha luchado denodadamente contra su extradición desde el Reino Unido a Suecia porque teme que pueda ser entregado a Estados Unidos, el país más perjudicado por las revelaciones de su portal, y juzgado por traición, lo que podría acarrear pena de muerte.

Correa dijo que tendrán "que conversar y pedir opiniones de otros países".

"No queremos ofender a nadie, menos aún a un país al que estimamos profundamente como el Reino Unido, básicamente Inglaterra, pero no claudicaremos tampoco en nuestro derecho soberano de tomar las decisiones que tengamos que tomar", apuntó el jefe de Estado.

Assange estaba obligado a permanecer en el domicilio establecido de Norfolk, una casa prestada por un amigo en el este de Inglaterra, entre las 21.00 y las 07.00 GMT.

Correa dijo que Assange podrá estar en la Embajada de Ecuador en Londres el tiempo que considere necesario.

"Está bajo la protección del Estado ecuatoriano en territorio ecuatoriano", señaló el mandatario, que no profundizó sobre las condiciones físicas en que se encuentra el australiano en la Embajada en donde se refugió el pasado martes.

"Realmente no me han informado si le han comprado una cama cómoda o una cocineta, disculpará", ironizó Correa al ser consultado sobre la condiciones en que se encuentra Assange en la Embajada.