Cuando falta menos de un mes para el inicio de los Juegos Olímpicos de Londres, la delegación ecuatoriana aún no cuenta con el dinero, pasajes ni reservaciones para asistir a esa cita, debido a una pugna entre el gobierno y el Comité Olímpico Ecuatoriano (COE).

"No hemos recibido la transferencia económica del Ministerio del Deporte para nuestra participación, hasta ahora no hemos podido hacer absolutamente nada: no hemos comprado pasajes, ni hemos hecho reservaciones, absolutamente nada", dijo el viernes a la AP el presidente del COE, Danilo Carrera.

Consultado acerca de las divergencias entre el Ministerio del Deporte y el COE, respondió que "la situación no ha cambiado, se está buscando entendimientos y soluciones, pero no se ha llegado a una salida, esperaba que esto se solucione esta semana y lo sigo esperando".

Añadió que ha habido contactos del ministro del Deporte, el ex arquero de la selección ecuatoriana Francisco Cevallos, con el Comité Olímpico Internacional "para buscar alguna salida, pero eso no se ha concretado todavía... hace falta un documento firmado que levante la intervención, si eso no se firma, no ha cambiado nada".

La pugna entre el Ministerio del Deporte y la dirigencia del COE surgió luego que Cevallos dispuso la intervención de 40 de las 46 federaciones deportivas locales, integrantes del comité, y nombró administradores temporales de las mismas, sustentado en la Ley del Deporte, vigente desde julio de 2010.

La normativa adjudica poder al titular del ministerio para intervenir con carácter "transitorio" en las organizaciones que reciban recursos públicos.

Cevallos argumentó que las entidades intervenidas no cumplieron el plazo estipulado en la ley para regularizarse y llamar a elecciones para el nombramiento de sus directivas.

El COE rechazó la intervención aduciendo que se ha violado la autonomía de esa entidad, lo cual pone en riesgo la participación de la delegación ecuatoriana en los próximos Juegos Olímpicos.

En caso de que no haya solución a estos problemas, la delegación ecuatoriana podría participar en los Juegos de Londres sin representar al país, sino bajo la bandera olímpica internacional.

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha rechazado la injerencia del gobierno.