Dos bombas estallaron el viernes en un mercado colmado de compradores en el noreste de Bagdad, causando la muerte a por lo menos 14 personas e hiriendo a más de un centenar, dijeron las autoridades iraquíes.

La primera explosión ocurrió a media mañana en un mercado al aire libre del vecindario Husseiniya, habitado mayormente por chiítas, en el norte de Bagdad.

Abu Khalid al-Jizani dijo que atendía a los clientes en su zapatería en el mercado, cuando escuchó una estruendosa explosión y corrió afuera.

"Tres minutos después, hubo una segunda explosión mientras la gente y la policía se apresuraban a llegar al lugar donde estalló la primera bomba", relató al-Jizani. "Los diabólicos insurgentes eligieron el mejor momento porque el mercado es muy frecuentado los viernes con gente joven que se reúne a vender y a comprar aves".

Nadie se atribuyó la responsabilidad de los ataques.

Un funcionario policial dijo que las bombas estallaron en un mercado, mientras las personas estaba de compras antes del calor del mediodía. Añadió que 14 personas murieron y 106 resultaron heridas. El funcionario habló a condición de mantenerse anónimo por no estar autorizado para dar información.

Al menos 125 iraquíes han muerto en las últimas dos semanas en atentados con bombas y tiroteos que han tenido como objetivo principalmente a musulmanes chiíes y fuerzas de seguridad gubernamentales. Ha sido uno de los períodos con mayor número de muertos desde que las últimas tropas estadounidenses se retiraron hace seis meses.