Al menos cinco personas han muerto, entre ellas dos guardias de seguridad y un policía, durante un ataque suicida que continúa activo desde anoche en un hotel situado a las afueras de Kabul, la capital afgana, informó hoy una fuente oficial.

El hotel se encuentra situado en las proximidades del lago Qargha y según detalló a Efe el portavoz del Ministerio afgano de Interior, Sediq Sediqui, el ataque fue perpetrado por cuatro talibanes, de los cuales dos murieron y otros dos continúan atrincherados en el lugar.

Según dijo el portavoz a la agencia local AIP, por ahora han sido rescatadas 40 personas del interior del edificio, entre ellas mujeres y niños, aunque se desconoce si se encuentran más civiles en el hotel.

Uno de los portavoces talibanes, Zabihullah Mujahid, reivindicó a Efe la autoría del ataque y afirmó que atentaron contra el hotel "porque en su interior se practicaba la prostitución".

Los ataques suicidas son uno de los recursos habituales que emplean los insurgentes talibanes en su lucha contra el Gobierno afgano y las tropas internacionales desplegadas en el país, aunque la mayoría de sus víctimas son civiles.

La violencia se ha recrudecido en Afganistán desde el inicio hace casi un año de la retirada de las fuerzas de la OTAN, en un proceso que debe concluir en 2014, cuando el Ejército afgano se hará con el control de la seguridad en todo el país, según el plan previsto.