Varios Estados miembros de la zona euro han mostrado hoy su oposición a dar más tiempo a Grecia para que el país cumpla sus compromisos de ajustes y reducción del déficit, a pesar de que en los últimos días se ha comenzado a abrir la puerta una flexibilización.

Finlandia, Austria y Holanda, tres de los gobiernos que más duros se han mostrado con Atenas desde que estalló la crisis en el país, han dado a entender hoy que rechazan una prolongación de los plazos, que algunas voces reclaman para sacar a Grecia de la espiral de austeridad y recesión.

"No creo que sea una buena idea", ha asegurado preguntada al respecto la ministra finlandesa de Finanzas, Jutta Urpilainen, a su llegada a la reunión del Eurogrupo que se celebra en Luxemburgo.

Según Urpilainen, es "importante" que Grecia cumpla con el acuerdo en vigor que, ha recordado, fue aceptado por todos los países del euro.

Su homólogo holandés, Jan Kees de Jager, ha subrayado que los griegos no tienen "alternativas a la reforma" y ha hecho hincapié en el mensaje de que Grecia debe seguir adelante con los ajustes.

"Con medidas más inteligentes se puede lograr más y eso es bueno, pero no hay una alternativa a las reformas duras y dolorosas", ha asegurado.

Por su parte, la ministra austríaca, Maria Fekter, ha señalado que lo primero será ver la desviación que ha sufrido Grecia en el camino para cumplir sus objetivos durante la pasada campaña electoral.

"Si se desvió mucho, Grecia tendrá que trabajar aún más duro", ha señalado.

También se ha pronunciado al respecto el titular de Finanzas luxemburgués, Luc Frieden, quien ha señalado que el conceder más tiempo a Grecia no es un "asunto clave" a día de hoy.

El ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici, ha mantenido sin embargo un discurso claramente distinto y ha abogado por que Europa entienda las necesidades griegas y dé esperanza a sus ciudadanos.

Según Moscovici, "Grecia tendrá que respetar sus compromisos", pero a la vez "Europa tendrá que ser sensible a los sentimientos de los griegos y tomar medidas para ayudar al país a volver al crecimiento".

"Los esfuerzos deben hacerse, pero al mismo tiempo tenemos que dar condiciones para la esperanza", ha insistido.

Otros países como Bélgica y Alemania también se han pronunciado a favor de una posible revisión de los plazos fijados para que Grecia cumpla los objetivos de reformas y reducción del déficit.