El gobierno de Uruguay espera combatir el creciente problema de la delincuencia con la venta de marihuana a ciudadanos registrados como consumidores y enviará al Congreso un proyecto de ley que lo convertiría en el primer país del mundo en hacerlo.

Bajo el plan, sólo el gobierno podría vender marihuana y solamente a los adultos que se registren en una base de datos, lo que permitiría que con el tiempo los funcionarios mantuvieran un historial de sus compras.

El ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, dijo a reporteros en una conferencia de prensa efectuada en Montevideo que la medida busca debilitar a la delincuencia mediante la eliminación de las ganancias de los narcotraficantes y prevenir el consumo de drogas más duras.

Agregó que el proyecto pronto sería enviado al Congreso, pero no se ha fijado una fecha exacta.

"Nos inclinamos más al control estricto del Estado de la distribución y producción de esta droga. Es una lucha contra dos cosas distintas: el consumo y el tráfico de drogas", agregó.

Fernández opinó que "la prohibición de algunas drogas le está creando más problemas a la sociedad que la droga misma, como es perfectamente visible en países vecinos y no tan vecinos, con consecuencias desastrosas."

"Y nosotros creemos percibir en Uruguay el comienzo de un tránsito hacia esa realidad. El Ministerio del Interior se ha cansado de explicar cómo los homicidios han aumentado en materia de ajuste de cuentas y es un síntoma claro de la aparición de fenómenos que antes no existían".

Agregó que la iniciativa se enviará muy pronto al Congreso, aunque no indicó la fecha exacta. Lo que sí dijo fue que "no vamos a cultivar marihuana transgénica".

Los periódicos uruguayos habían reportado que las personas que consuman más marihuana de la permitida deberán someterse a una rehabilitación, y que el dinero recaudado por los impuestos sobre los cigarrillos vendidos por el gobierno sería destinado a la rehabilitación de adictos. El gobierno no ofreció detalles.

Uruguay no tiene leyes contra el consumo en sí de la marihuana. La posesión de esta droga para consumo personal nunca ha sido tipificada como delito y una ley de 1974 otorga discreción a los jueces para determinar si la cantidad de marihuana que se le descubra a un sospechoso es para su uso personal legal o para comercio ilegal.

Reportes de medios han indicado que las personas que consuman más de una cantidad limitada de cigarrillos de marihuana se someterán a rehabilitación.

Pero algunos uruguayos se preguntan cuál será el éxito de una medida así.

"La gente que consume no le comprará al gobierno", opinó Natalia Pereira, de 28 años, quien reconoce que fuma marihuana ocasionalmente. "Desconfiarán de comprarla en un lugar donde te registran y pueden encasillarte".

El debate sobre el tema también se dio en las redes sociales en el país, con algunas personas preocupadas sobre la libre venta de marihuana y otros bromeando al respecto.

"Legalizar la marihuana no es una medida de seguridad", escribió un hombre de Montevideo en su cuenta de Twitter.

"¡Ja ja ja! Me imagino yendo al kiosco a comprar pan, leche y una cajita de marihuana", tuiteó otra persona.

La idea es debilitar al crimen quitando las ganancias a los capos de la droga y evitar que los consumidores utilicen drogas más duras.

"El principal argumento de esto es evitar que los adictos trafiquen y lleguen a sustancias (similares al crack)" como la pasta base, dijo Juan Carlos Redin, un psicólogo que trabaja con adictos en Montevideo. "Algunos estudios concluyen que una gran cantidad de consumidores de pasta base primero buscaron drogas más leves como la marihuana y terminaron con la pasta básica de la cocaína".

Redin dijo que a los uruguayos se les debería permitir sembrar su propia marihuana porque el gobierno se metería en problemas si trata de venderla. La gran duda sería, "¿Quién surtirá al gobierno (de marihuana)?"

"Esta medida debe acompañarse de esfuerzos para sacar alejar a los jóvenes de la droga", opinó la senadora Mónica Xavier en el canal 12 de la televisión.

Pero expertos en rehabilitación de adictos están en desacuerdo con el plan. Guillermo Castro, director de psiquiatría en el Hospital Británico en Montevideo, opina que la marihuana es una puerta de entrada a drogas más duras.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino