El presidente del Deportes Tolima, Gabriel Camargo, fue suspendido durante tres meses de cualquier actividad relacionada con el fútbol por acusar sin pruebas al Deportivo Cali de presuntamente buscar decisiones favorables de un árbitro.

Luego de la derrota 1-0 el domingo en casa contra el Cali por la segunda fecha de la ronda semifinal del torneo Apertura, Camargo dijo que supuestamente recibió información que ese conjunto contactó al árbitro Wilson Lamoroux para buscar fallos favorables.

El dirigente cuestionó varias decisiones de Lamoroux, entre ellas las expulsiones del arquero paraguayo Antony Silva y Yair Arrechea.

Cali rechazó la versión y exigió a Camargo presentar pruebas, pero el dirigente no las entregó ante la Comisión Disciplinaria de la liga profesional Dimayor.

Según el falló del jueves de la comisión, Camargo lanzó "una especie difamatoria carente de pruebas que comprometen seriamente la imagen de la Dimayor y afecta de manera sensible la honra de la Asociación Deportivo Cali y el juez del partido (Lamoroux) dejando un manto de dudas sobre la seriedad del campeonato".

Camargo, quien se abstuvo de revelar quien le habría informado de la supuesta acción del Cali, además de la suspensión recibió una multa equivalente a 7.000 dólares.