El avión solar "Solar Impulse" despegó hoy de nuevo del aeropuerto Rabat-Salé después de un intento fallido el pasado 13 de junio.

Según la página web del "Solar Impulse", el avión cero carburante partió del aeropuerto de Rabat a las 7h05 hora local (una hora menos GMT) y tiene previsto aterrizar en el aeropuerto de Uarzazate sobre las 00.00 hora local (23.00 GMT).

Uarzazate fue elegido como destino final del "Solar Impulse", donde empezará próximamente la construcción de la planta termo solar, un proyecto de unos 700 millones de euros (885 millones de dólares), que tendrá al principio una capacidad de 160 megawatios de energía fotovoltaica, y en 2015 se espera que la central alcance los 500 megawatios.

Es el segundo despegue del avión solar, pilotado por André Borschberg, ya que el pasado 13 de junio el aparato que salió de Rabat rumbo a Uarzazate se vio obligado a dar media vuelta por los fuertes vientos que lo desestabilizaron.

El "Solar Impulse" viajó de Ginebra a Madrid y de Madrid a Rabat sin tipo alguno de carburante y con la energía acumulada en las 12.000 células fotovoltaicas que recubren sus inmensas alas.

El avión tiene una envergadura equivalente a la de un Airbus A340, con 63 metros que separan los extremos de sus alas, y un peso de 1.600 kilos.