El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó hoy que la decisión de Uruguay de legalizar la marihuana no es la mejor, porque a su juicio las medidas unilaterales difícilmente van a solucionar problemas que exigen esfuerzos de varios países.

"Las decisiones unilaterales no son las mejores", afirmó Santos en una rueda de prensa en Río de Janeiro, en donde participa de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río+20.

"Si un país legaliza y el otro no se genera una distorsión. Lo ideal es tener un enfoque común para tratar ese problema", agregó el mandatario al ser preguntado sobre si la medida anunciada la víspera por Uruguay puede agravar la situación de los países productores de drogas como Colombia.

El mandatario aseguró que Colombia, por experiencia propia, sabe que el problema no puede ser resuelto por un país de forma aislada.

El Gobierno uruguayo presentó el miércoles un paquete de medidas contra la delincuencia que incluye la "legalización regulada y controlada" de la marihuana como herramienta para combatir la criminalidad.

El gobierno del presidente José Mujica, que también se encuentra en Río de Janeiro, también se propone plantear esa estrategia en los foros internacionales con el argumento de que el modelo de lucha contra el narcotráfico en el mundo ha fracasado.

Santos, que no se pronunció sobre si defiende o no la legalización de la marihuana, afirmó que Colombia prefiere que todos los países de América adopten una política común debido a que la solución del problema de las drogas exige esfuerzos conjuntos de todos los países.

"Nosotros propusimos en la pasada Cumbre de las Américas (en abril en Cartagena de Indias) que realizásemos una discusión amplia y objetiva sobre las diferentes alternativas que tiene el mundo ante el problema del consumo de drogas y el narcotráfico", afirmó el gobernante colombiano.

Santos dijo que dicha propuesta fue acogida por la Organización de los Estados Americanos (OEA), que ya tiene en marcha un proyecto para abrir un debate sobre el asunto.

"Promovimos esa discusión por la gran sensibilidad política que tiene el tema y, con base en lo que presente la OEA, veremos cuál es el camino que tenemos que seguir", afirmó.

"Los posibles escenarios permiten identificar en un extremo el enfoque asiático, que es castigar duramente el consumo y aún más duro, con pena de muerte, el tráfico. En el otro extremo está la legalización del consumo y del tráfico. En el intermedio hay una gran variedad de posibilidades", dijo.

Según Santos, el objetivo es que los expertos discutan esos diferentes escenarios y señalen si los actuales esfuerzos son los más convenientes o si hay alternativas más eficaces y menos costosas.

El mandatario dijo que Colombia quiso promover ese debate por ser el país que tal vez más ha sufrido las consecuencias del narcotráfico y que relativamente ha sido exitoso en la tarea de desmontar los carteles de drogas y de reducir los cultivos de marihuana y de hoja de coca.

"Pese a eso el problema sigue porque el consumo y la oferta se mantienen. Por eso es necesario una discusión para promover una estrategia común", dijo.