El vicepresidente colombiano Angelino Garzón, que sufrió esta semana un accidente cerebro vascular isquémico, se encuentra estable y no hay evidencias de deterioro, dijeron el jueves los médicos.

El vicepresidente "continua en un proceso de monitoreo neurológico estricto en la unidad de cuidado intensivo, manteniendo una condición de estabilidad sin evidencia de deterioro", dijo en un comunicado la clínica Reina Sofía, al norte de Bogotá.

Garzón, de 65 años, fue internado el 14 de junio en la clínica Reina Sofía debido a una infección urológica y de la cual no tuvo complicaciones, pero el lunes estando internado sufrió un accidente cerebro vascular isquémico, que es un taponamiento de arterias, o la falta de sangre, que nutren el cerebro.

La clínica ha dicho que de ese enfermedad cerebro-vascular el vicepresidente está en condición delicada, pero estable.

La hospitalización de Garzón fue la segunda desde el 2010, cuando a los dos días de jurar al cargo junto con el presidente Juan Manuel Santos el 7 de agosto de aquel año, sufrió un angina de pecho y fue operado a corazón abierto para colocarle cinco puentes coronarios y así facilitar el flujo de sangre desde las arterias obstruidas hacia el músculo cardiaco, según han explicado sus médicos.