Para Russell Simmons el conflicto entre Israel y los palestinos es como "una rivalidad en el rap" que puede resolverse mediante diálogo y compresión.

"Un poco de confianza y se acabó", dijo el magnate del hip hop y la moda.

El cofundador del sello discográfico Def Jam Recordings, que ha representado a artistas como los Beastie Boys, Jay-Z, Lady Gaga, Jennifer López, LL Cool J y Kanye West, se encuentra en Israel por invitación del presidente Shimon Peres.

Cuando no está trabajando con su línea de ropa Phat Farm o promoviendo artistas, Simmons apoya causas muy variadas, que van del veganismo a los derechos de los homosexuales y el yoga.

En Israel se ha enfocado en la tolerancia entre las distintas religiones. Dijo que crear el diálogo podría ser tan sencillo como mediar en una batalla de raperos, si no fuera por el estancado conflicto político entre los palestinos y los israelíes.

Los musulmanes y los judíos tienen "las mismas aspiraciones y metas que superan por mucho las cosas que ellos llaman diferencias", dijo Simmons.

Simmons es una de las personalidades más ricas del hip hop, con una fortuna que según reportes alcanza los 340 millones de dólares.

Fue uno de los primeros integrantes de la floreciente escena del hip hop en la década de 1980. Su hermano menor es el reverendo Joseph Simmons ("Run" de la banda Run-DMC).

Simmons llegó a Israel como representante de una fundación que busca promover el diálogo directo entre comunidades étnicas y religiosas. Habló de yoga con el gran muftí (autoridad musulmana) de Jeursalén, Mohamed Amed Husein, y recibió la bendición del rabino del Muro de los Lamentos, Shmuel Rabinowitz.

Simmons se paró de cabeza frente a la Cúpula de la Roca, uno de los lugares más sagrados para los musulmanes, aunque aclaró que lo hizo para impresionar a los niños, no por razones espirituales.