El primer ministro ruso, Dimitri Medvédev, defendió hoy en el seno de la conferencia Río+20 que cada país establezca "voluntariamente" su propio plan contra el cambio climático y que divulgue las metas.

Medvédev, en su intervención en la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible Río+20, afirmó que Rusia no desea convertir la reducción de las emisiones en un "proceso burocrático" dirigido desde instancias internacionales.

No obstante, el gobernante señaló que la ONU y otros órganos internacionales "deben tener un papel destacado" en la lucha contra el medio ambiente.

En la misma línea, abogó por aplicar políticas internas como respuesta a las "amenazas" al desarrollo internacional y a la economía.

"Creemos que la economía, la sociedad y la naturaleza están vinculados, necesitamos un nuevo modelo de desarrollo que permita el bienestar de las sociedades sin grandes presiones sobre la naturaleza", agregó Medvédev.