El presidente de Rusia, Vladímir Putin, advirtió hoy de que la sed de cambios puede ser "contraproducente e incluso peligrosa" si lleva a la destrucción de la paz civil y del Estado.

"La sed de cambios es, sin duda, el motor del progreso, pero se torna contraproducente e incluso peligrosa si conduce a la destrucción de la paz civil y del Estado", dijo el jefe del Kremlin en un discurso ante la plenaria inaugural del Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

Putin recalcó que todo aquel que se dedica a la política debe expresar y defender sus posturas "exclusivamente en el marco de la ley".

"Es necesario entender qué se puede y debe cambiar en el sistema político y cuáles son los valores e instituciones fundamentales en los que se asienta el Estado y que no pueden ser objeto de ninguna revisión", dijo el presidente ruso en su discurso transmitido en directo por el canal de televisión Rossía-24.

El presidente ruso indicó que la fórmula de un modelo nacional de democracia y desarrollo "eficaz y aceptable" para Rusia debe ser hallada en un diálogo abierto con todas las fuerzas políticas del país.

En los últimos meses, Moscú y otras ciudades rusas han sido escenario de mítines multitudinarios para exigir la anulación de las elecciones parlamentarias de diciembre de 2011, tachadas de fraudulentas por la oposición.

Los opositores cuestionan también la limpieza de los comicios presidenciales del 7 de marzo pasado, que le permitieron a Putin volver al Kremlin, cuya jefatura había ejercido anteriormente (2000-2008).

Las autoridades rusas respondieron a las crecientes manifestaciones populares con adopción de una serie de enmiendas a la ley de mítines que sanciona con multas draconianas a quienes la infrinjan.