Luka Rocco Magnotta, acusado del asesinato y descuartizamiento del estudiante chino Lin Jun, solicitó hoy a un tribunal de Montreal ser juzgado por un juez y un jurado, a la vez que rechazó ser sometido a una evaluación psiquiátrica.

Magnotta fue transportado bajo estrictas medidas de seguridad desde el centro de detención Rivière-des-Prairies, en la zona oriental de Montreal, hasta la sede de los tribunales de la ciudad y compareció en persona ante el juez.

En un principio se había anunciado que la vista, la segunda que se realiza desde que Magnotta fuera extraditado el lunes desde Alemania, se realizaría por circuito cerrado de televisión.

El abogado de Magnotta solicitó ante el tribunal que cuando se produzca el juicio su cliente sea juzgado por un juez y un jurado. Las otras dos opciones disponibles en el sistema judicial canadiense es que la culpabilidad o inocencia sea determinada sólo por un juez o sólo por jurado.

El martes, Magnotta se declaró "no culpable" del brutal asesinato de Lin Jun, cuyo cuerpo despedazado apareció en Montreal, Ottawa y Vancouver, y de otros cuatro cargos, incluida la profanación de los restos de la víctima.

Hoy el juez estableció que la próxima vista de Magnotta se produzca a principios de 2013, así como la prohibición de publicar determinados detalles del caso revelados ante el tribunal.

El asesinato de Lin Jun, un estudiante chino de la Universidad Concordia de Montreal, se descubrió el pasado 29 de mayo cuando la policía encontró un torso decapitado y desmembrado en la basura en Montreal y un pie y una mano en paquetes postales en Ottawa.

Otro pie y mano de Lin Jun fueron recibidos por dos escuelas de Vancouver por correo el 5 de junio.

Para entonces, Magnotta, un modelo y actor pornográfico de 29 años, ya había sido detenido por la Policía de Berlín tras ser declarado por las autoridades canadienses como el principal sospechoso del brutal asesinato.

La policía sospecha que Magnotta huyó a Europa el 26 de mayo, un día después de cometer el asesinato.

Una de las piezas clave que ayudó a la policía canadiense a identificar a Magnotta como el principal sospechoso de la muerte de Lin Jun fue un vídeo colgado en Internet a finales de mayo que recoge el asesinato, descuartizamiento, necrofilia y canibalismo sufridos por la víctima.