La Unión Europea (UE) propuso hoy a España que tome "medidas adicionales" a la reforma laboral para fomentar el empleo juvenil y la creación de empresas, entre las recomendaciones específicas para cada Estado miembro sobre Empleo y Asuntos sociales que fueron aprobadas por los Veintisiete.

Los ministros de Empleo respaldaron hoy las recomendaciones nacionales que, una vez reciban luz verde de los titulares de Economía y de la próxima cumbre de líderes comunitarios, se integrarán en el llamado "Semestre europeo" y guiarán las políticas económicas de los Estados miembros durante el período 2012-2015.

El comisario de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor, afirmó que estas recomendaciones "pueden desempeñar un papel clave en la corrección de los desequilibrios macroeconómicos", durante su intervención en el debate público del Consejo que se celebra hoy en Luxemburgo.

El texto dedicado a España respalda la aplicación de medidas ya previstas como la reforma laboral, aunque señala la necesidad de acciones complementarias para mejorar la situación de los jóvenes y de los grupos más vulnerables, en línea con las recomendaciones nacionales presentadas a finales de mayo por la Comisión Europea.

En particular, el documento aprobado hoy pide "aplicar las reformas del mercado laboral y tomar medidas adicionales encaminadas a aumentar la eficacia de las políticas activas del mercado de trabajo".

En este sentido, señala la necesidad de acciones centradas "en la calidad de la educación y de la formación profesional" para mejorar los vínculos con el mercado de trabajo.

Con objeto de incentivar las iniciativas emprendedoras y el empleo juvenil, el documento propone "una revisión de las prioridades de gasto" para dotar de más fondos a la financiación de las pymes, investigación, innovación y juventud.

En el ámbito educativo, también señala la necesidad de "redoblar los esfuerzos para reducir el abandono prematuro de la escuela" mediante medidas de "prevención, intervención y compensación".

Además, pide un "refuerzo de la coordinación" entre los servicios públicos de empleo nacionales y regionales, para mejorar su efectividad.

El texto hace hincapié en la importancia de los servicios sociales para los grupos más vulnerables para combatir los riesgos de pobreza y exclusión social.

Por último, pide "medidas adicionales para liberalizar los servicios profesionales, especialmente en las profesiones altamente reguladas".

El secretario de Estado de Seguridad Social español, Tomás Burgos, afirmó durante el debate que el texto dedicado a España "incide en el fortalecimiento del camino ya emprendido" por este país, y señaló que el Gobierno comparte "el análisis y la identificación de nuevos retos" reflejado en el documento, durante su intervención en el debate.

Burgos destacó que el programa nacional de reformas emprendido por el Gobierno "incide en mejorar eficacia de políticas activas y en avanzar hacia un sistema de formación profesional dual", además de "prever medidas para el alargamiento de la vida activa de los trabajadores", entre otras medias en línea con las recomendaciones.

Asimismo, recalcó que la aplicación de las reformas estructurales de los mercados de trabajo "toma su tiempo" y que sus resultados "no se podrán observar claramente hasta dentro de unos meses".

Las recomendaciones serán debatidas mañana en el Consejo de ministros de Economía y Finanzas de la UE (ECOFIN) y el martes próximo en el Consejo de Asuntos Generales, para ser finalmente aprobadas en la cumbre de líderes europeos que se celebra los días 28 y 29 de junio en Bruselas.