La prima de riesgo española, es decir, la diferencia entre el interés que ofrece el bono español a diez años y el del alemán del mismo plazo, subió a 514 puntos básicos en la apertura del mercado secundario, uno más que ayer, a la espera de la subasta de obligaciones que tendrá lugar hoy.

España intentará colocar entre 1.000 y 2.000 millones de euros en bonos a dos, tres y cinco años, en un momento en el que la rentabilidad de la deuda española a diez años se ha situado por debajo del 7 % en el mercado secundario, concretamente en el 6,75 %, sin cambios respecto al cierre de ayer.

El bono alemán, por su parte, comenzaba el día en el 1,61 %, ligeramente por debajo del 1,62 % previo.

Además de la subasta, el mercado estará pendiente hoy de la publicación de las necesidades de capital de las entidades financieras españolas, examinadas por las consultoras independientes Oliver Wyman y Roland Berger para medir su respuesta ante situaciones adversas.

Estas cifras permitirán empezar a concretar la cuantía de la ayuda que la banca española necesita de Europa, a través del acuerdo alcanzado por los ministros de Finanzas de la zona del euro para facilitar un préstamo de hasta 100.000 millones de euros.

Ayer, la prima de riesgo española se dejó 38 puntos básicos, animada por los rumores de una posible compra de deuda española e italiana por parte del Banco Central Europeo (BCE), pese al desmentido de la Comisión Europea.