El alero LeBron James volvió al American Airlines Arena junto a sus compañeros de los Heat de Miami para preparar el quinto partido de las finales de la NBA que jugarán este jueves contra los Thunder de Oklahoma City, y dijo estar recuperado de los calambres que sufrió en las piernas la noche anterior y que le impidieron concluir el cuarto encuentro.

Aunque James al concluir el partido, que los Heat ganaron por 104-98 y les dio una ventaja de 3-1 en la serie al mejor de siete, ya había dicho que estaba "seguro" que jugaría el quinto, la confirmación llegó acompañada con el hecho de que su recuperación física es una realidad.

"Me siento mucho mejor que la pasada noche, eso está claro", declaró James a los periodistas. "Todavía siento algo de dolor, pero es normal porque los músculos llegaron a un nivel muy alto de intensidad y de dureza".

Sin embargo, James, que a pesar de los calambres logró 26 puntos, 12 asistencias y nueve rebotes, reiteró que cuando dé comienzo el quinto partido todo estaría "bien" con su forma física.

Después del susto sufrido por los seguidores de los Heat y sus propios compañeros cuando vieron que no se podía incorporar por culpa de los calambres, el descanso y su recuperación han devuelto la tranquilidad y la confianza dentro del equipo de cara a luchar por el triunfo que necesitan para conseguir el título de liga.

"Es un partido muy importante para todos y debemos dar el máximo de esfuerzo en el campo a la hora de buscar la victoria que nos permitía cerrar la serie", comentó James. "Sabemos que no será nada fácil, pero si mantenemos la misma confianza en nuestro juego, seguro que estaremos en la lucha".

Mientras, en el equipo no quieren correr ningún riesgo con el estado físico de James y más al conocer que los problemas de los calambres no son algo nuevo sino que ya los sufrió también en la competición de la fase final de los dos años anteriores.

James también sufrió calambres en el partido final de la temporada regular que jugaron contra los Thunder, lo que hace pensar que el estilo que tiene el equipo de Oklahoma City podría afectar su condición física.

El alero estrella de los Heat reconoció que había recibido tratamiento médico después del cuarto partido también hoy por la mañana, antes que participase en el entrenamiento con el resto de los compañeros, que no dudan que estará listo para el quinto partido.

"Es nuestro líder y aunque sólo pueda jugar con una pierna, lo hará y nos guiará al triunfo que necesitamos", comentó el ala-pívot Udonis Haslem.

Por su parte, el entrenador de los Heat, Erik Spoelstra, reconoció que tanto James como el resto de los jugadores del equipo tomaran más líquidos durante el quinto partido para que puedan estar mejor hidratados.

"Seremos más preventivos en este aspecto ahora que sabemos que dentro del campo hace más calor de lo normal", explicó Spoelstra.

"Esperemos que al final el ambiente también nos favorezca a nosotros y realicemos un gran partido, el que necesitamos para conseguir de nuevo la victoria".

En los Thunder, el trabajo fue normal durante el entrenamiento en el American Airlines Arena, y todos son conscientes que no tienen margen de error para el quinto partido y que lo único que les vale es el triunfo.

"Sabemos lo que nos jugamos en el partido de mañana, jueves", declaró Scott Brooks, entrenador de los Thundere. "Nuestro objetivo no será otro que salir al campo a darlo todo y luchar hasta el último segundo, luego veremos a ver que sucede".

Brooks dijo que no había más presión que en otro partido, ya que se trata de profesionales que saben lo que tienen que hacer cuando llegan los momentos decisivos.

"En el equipo hay confianza que podemos conseguir la victoria y seguir en la competición", señaló Brooks. "Lo importante es que los jugadores saben que al margen de cual sea el resultado final, el espíritu de lucha será permanente".

El alero estrella de los Thunder Kevin Durant se mostró igual de confiado que Brooks, en el sentido, de que van a luchar de principio a fin, sin importar que nadie antes haya podido superar una desventaja de 1-3 en las Finales de la NBA.

"Ya hemos pasado por estas situaciones. Al igual que ellos nos ganaron tres partidos seguidos, podemos conseguir la victoria en el quinto y alargar la serie al sexto, en nuestro campo", comentó Durant.

"Lo único que tenemos que hacer es salir al campo y realizar nuestro mejor baloncesto", afirmó.