El alero LeBron James, de los Heat de Miami, declaró hoy al concluir la sesión de tiros a canasta que esta noche jugará el quinto partido de las Finales de la NBA contra los Thunder de Oklahoma City como si fuese el séptimo y decisivo.

James considera que la mentalidad del equipo no debe ser que tienen la ventaja de 3-1 sino que están contra la pared, que lo único que vale es ganar para proclamarse campeones de liga y que no hay mañana después del partido.

"Debemos salir al campo con la mentalidad del séptimo partido", destacó James al concluir la sesión de tiros a canasta realizada en el American Airlines Arena, y en que se mostró completamente recuperado de los calambres que sufrió en las piernas al final del cuarto. "Estamos preparados para el quinto como si fuese el séptimo".

James, que por primera vez está más cerca que nunca de su primer título de liga, dijo que para nada siente ningún tipo de ansiedad extra antes del partido y la gran oportunidad que tiene de ver cumplido su gran sueño como profesional.

"Estoy centrado sólo en lo que es el partido y luego veremos a ver qué es lo que sucede", comentó James, quien dijo que como siempre valorarán y opinarán qué fue lo que hizo, pero que nada de eso le afectaba como profesional.

"Soy un jugador de baloncesto y como un líder debo salir al campo y hacer todo lo que soy capaz de desarrollar lo que tengo que hacer es salir al campo. Para nada estoy nervioso y físicamente me encuentro completamente recuperado", agregó James.

La estrella de los Heat reconoció que la posibilidad de conseguir su primer título de liga era motivo de entusiasmo y que la victoria le dejaría con el gran sueño de su vida cumplido después de nueve años como profesional y tres participaciones en las finales.

James perdió la primera final en el 2006 cuando jugaba con los Cavaliers de Cleveland y fueron barridos por los Spurs de San Antonio.

"Ahora ya sé como trabajar la ansiedad que pueden producir unas finales y más cuando estás tan cerca de conseguir el gran triunfo y formar parte de un equipo campeón", señaló James. "Ha sido un largo proceso y continuará, pero estoy en la posición donde puedo ser parte de la historia".

El entrenador de los Heat, Erik Spoelstra, dijo el equipo está preparado y tiene fluidos especiales para utilizar en el caso que James volviese a sufrir el problema de los calambres.

"No va a perderse el gran momento de jugar el quinto partido y lo del cuarto ya está superado y esperamos que no tenga que volver al límite del esfuerzo físico que le produjo los calambres", comentó Spoelstra.