Suecia elevó el nivel de seguridad en sus plantas nucleares después que se hallaron explosivos en un camión junto a la planta atómica de Ringhals, en el suroeste del país. Las autoridades investigaban un posible sabotaje.

Perros entrenados detectaron los explosivos durante una inspección de rutina por personal de seguridad en un área industrial dentro de los terrenos de la planta. La policía declinó especificar la cantidad ni el tipo de explosivos.

Técnicos en explosivos dijeron que el material carecía de un mecanismo detonador, lo que significa que no había peligro de una explosión inminente.

Funcionan cuatro reactores nucleares en Ringhals, a 70 kilómetros (45 millas) al sur de la segunda ciudad sueca, Gotemburgo. La planta es controlada por las compañías de energía Vattenfall y E.ON.

El portavoz policial Tommy Nyman dijo el jueves que estaban investigando posible sabotaje, pero que no había sospechosos. Nyman dijo que la chofer del camión no sabía de la presencia de los explosivos y no era considerada una sospechosa.

"Obviamente alguien ajeno a la planta colocó los explosivos en el camión", dijo Nyman. "Estamos hablando con la chofer del camión y estamos tratando de determinar todos sus movimientos dentro de la instalación hoy".

Funcionarios de Ringhals dijeron que una explosión en el camión no habría causado "daños graves" al lugar, pero no entraron en detalles.

El área que rodea el camión ha sido evacuada y acordonada.

Suecia tiene 10 reactores nucleares que generan la mitad de la electricidad del país. Cuatro de los reactores están en Ringhals.

Ringhals estaba en situación "normal", en el nivel 1 del sistema de alertas de seguridad, pero después del incidente, la autoridad nuclear dijo que lo elevó al nivel 2 en la escala de cuatro, lo que significa que las medidas de seguridad se han reforzado en todas las plantas.