El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, ratificó hoy ante Estados Unidos el compromiso de su país de luchar "con firmeza" en contra del narcotráfico, mientras se acuerdan "nuevas alternativas" para hacer frente a ese flagelo.

"Estamos comprometidos como país a hacer una lucha con firmeza y con toda la voluntad contra el narcotráfico" en coordinación con Estados Unidos y los países de la región centroamericana, dijo el gobernante a los periodistas, tras concluir una reunión de trabajo con el "zar antidrogas" estadounidense, Gil Kerlikowske.

Pérez Molina recordó que desde hace tres meses propuso iniciar un diálogo internacional para buscar nuevas alternativas para hacer frente al narcotráfico, entre ellas la despenalización de las drogas, el cual, aseguró, ha encontrado eco en la comunidad internacional.

"Mientras se avanza en esa discusión" de la propuesta, añadió el gobernante guatemalteco, "seguiremos cooperando para hacer más eficiente" la lucha contra el narcotráfico.

Kerlikowske, director de la Oficina de la Casa Blanca para la Política sobre el Control de Drogas, quien llegó este jueves a Guatemala en una visita de trabajo que se extenderá hasta mañana, le expuso a Pérez Molina la estrategia antidroga de su país, presentada en abril por el presidente Barck Obama, que incluye el denominado "tercer camino" para hacer frente a esa problemática.

Ese camino consiste en programas de salud y prevención que tienen como objetivo disminuir el consumo y la disponibilidad de drogas en Estados Unidos, así como reformar el sistema de justicia criminal para que los consumidores no violentos sean sometidos a tratamientos médicos en lugar de sancionarlos penalmente.

"Nos agrada muchísimo que Estados Unidos empiece a promover programas de prevención orientados a bajar el consumo, y que traten a los que consumen como enfermos", señaló Pérez Molina.

El problema de las drogas, agregó, más que una cuestión criminal, debe verse como "un problema de salud" y como tal requiere "profundizar más en los tratamientos" sanitarios.

Kerlikowske coincidió con el gobernante en que el problema de las drogas "debe enfocarse no solo desde el punto de vista militar y de justicia" sino también de "comprender y ver cómo afecta a la salud pública y la educación".

"Hay expertos de muchas áreas que pueden servirnos para el combate", por lo que "es importante no solo hacer trabajo preventivo sino también curativo", precisó el "zar antidrogas" estadounidense.

Aunque EE.UU. ha rechazado la propuesta de Pérez Molina de legalizar las drogas, Kerlikowske dijo que su Gobierno "está abierto a discutir" todas las propuestas tendentes a reducir el tráfico y consumo de estupefacientes, y ratificó el apoyo de su país a Guatemala para continuar con el combate a los grupos criminales.

Según cifras oficiales estadounidenses, cerca del 40 % de la droga que ingresa a ese país pasa por la región centroamericana en donde, aunque se no se cuenta con estadísticas recientes confiables, se cree que se ha incrementado el consumo de estupefacientes entre su población.