El empresario Gonzalo Pascual, fundador de Spanair y expropietario del grupo Marsans, falleció anoche en su domicilio en Madrid a los 69 años tras sufrir un infarto, confirmaron hoy a Efe fuentes de su entorno.

Pascual pasó de tener una de las carreras empresariales más exitosas del sector turístico español a verse obligado a responder ante la justicia por la quiebra del Grupo Marsans.

Marsans, el grupo turístico que poseía junto a Gerardo Díaz Ferrán, protagonizó en 2010 la quiebra más importante del sector turístico español.

De acuerdo con sus allegados, Pascual sufrió "un brutal infarto, porque su corazón no ha podido soportar tanta injusta y terrible presión".

Empresario muy precoz, ya que en 1964, con poco más de 20 años, fundó su primera compañía mercantil, sería en 1985, con la compra junto con Díaz Ferrán la empresa Viajes Marsans, cuando despegó la aventura empresarial que le granjeó sus mayores éxitos, pero también sus mayores dificultades.

En 1988 el Grupo Marsans creó Spanair, con la que entró en el sector de la aviación, y una década después se convirtió en el primer operador turístico español en comprar el A-380 de Airbus.

Esa presencia en el sector de la aviación se agrandó en 2001 cuando la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) vendió Aerolíneas Argentinas a Air Comet -filial del Grupo-, una transacción por la que Pascual y sus socios acabarían respondiendo ante los tribunales, en un proceso que sigue abierto.

En 2003, Marsans vendió el 95 % de Spanair a Scandinavian Airlines System (SAS) y, aunque después el grupo español trató de recuperar el control de la malograda aerolínea, la operación no funcionó y la empresa de Pascual acabó vendiendo el 5 % que poseía.

En 2008, Marsans abrió negociaciones con el Estado argentino para venderle el 94 % de Aerolíneas Argentinas y el 97 % de su filial Austral, pero la operación fracasó y Argentina decidió nacionalizar la compañía e iniciar su expropiación.

Los problemas de Marsans, valorada por sus antiguos dueños en casi 350 millones de euros, comenzaron en 2009 por las pérdidas de Air Comet, que dejó de operar el 21 de diciembre de ese año con una deuda de casi 160 millones de euros.

Esta situación se vio agravada por la decisión de la Agencia Internacional de Transporte Aéreo (IATA) de retirarle en 2010 la licencia para vender billetes aéreos y exigirle un aval de 20 millones de euros para recuperarla.

Para los antiguos dueños del grupo, este revés fue determinante en el futuro de Marsans, que según sus cálculos, dejó de facturar más de un 80 %.

La difícil situación, agravada por las restricciones crediticias en plena crisis económica en España, llevó a ambos empresarios a vender el 10 de junio de 2010, justo antes de ser declarado en concurso, el grupo Marsans por 600 millones de euros a la sociedad Posibilitum Business.

El fallecimiento de Pascual, expresidente del Consejo de Turismo de CEOE (la mayor patronal española) se produce en medio de los procesos judiciales que, junto a Díaz Ferrán, tenía abiertos con motivo de su gestión en el conglomerado turístico.

De hecho, en unas semanas un juzgado de Madrid debe decidir si Pascual y Díaz Ferrán son culpables del concurso de Marsans al agravar con su actuación la insolvencia del holding.

Pascual y su socio tienen pendientes también varias querellas por su presunta mala gestión al frente del conglomerado y otros procesos penales por supuesta apropiación indebida de fondos y estafa.