Cristiano Ronaldo anotó en la recta final mediante un potente cabezazo y Portugal venció el jueves 1-0 a República Checa para avanzar a las semifinales de la Eurocopa.

El astro del Real Madrid había estrellado dos balones en los postes, hasta que finalmente le ganó las espaldas a su marcador y remató de cabeza un centro de Joao Moutinho a los 79 minutos.

Cristiano llegó a tres goles en el torneo, para empatar en la cima de la tabla de artilleros.

"Recuerdo que en el partido anterior estrellé también el balón dos veces en los palos", dijo Cristiano. "Pero lo más importante es que anoté esta vez. Ganamos y estamos en semifinales. Es momento de sonreír y de oír buena música".

Portugal enfrentará el miércoles en semifinales al ganador del encuentro entre Francia y el campeón España.

El resultado fue un premio a un equipo que buscó con insistencia el arco contrario, frente a una selección checa que apostó al contragolpe y las manos salvadoras de su arquero Petr Cech.

"Tuvimos muchas oportunidades", dijo Cristiano. "Tuvimos una unión increíble en la cancha y por eso conseguimos el gol".

Cristiano anotó el domingo los dos tantos de Portugal en el triunfo 2-1 sobre Holanda que clasificó a los lusitanos a los cuartos de final, y el jueves volvió a brillar con luz propia en el Estadio Nacional de Varsovia.

En los descuentos del primer tiempo, Cristiano durmió con el pecho un centro de Raul Meireles, acomodó el balón con dos toques y sacó un cañonazo que superó a Cech pero se estrelló en el primer poste.

La escena se repitió a los 49, cuando el delantero pateó un tiro libre desde 25 metros y la pelota pegó en el palo.

El gol derrumbó por fin la táctica de los checos, que acumularon a la mayoría de sus jugadores apenas delante de Chech durante buena parte del encuentro.

"Los checos no tuvieron una sola oportunidad", dijo Cristiano.

La estrategia defensiva funcionó por un largo tiempo. Pero cuando llegó el tanto de Cristiano, sus compañeros se arremolinaron en torno suyo para felicitarlo, mientras el astro se acercaba sonriente a una cámara de televisión y enviaba un beso a los espectadores.

"Hemos sufrido", dijo el delantero portugués Nani. "Pero siempre quisimos ganar y lo demostramos. Fuimos superiores, anotamos y nos merecemos este resultado".

Cristiano había aportado ya su liderazgo y dos goles para vencer a Holanda en la primera fase. Su actuación del jueves fue simplemente fenomenal.

"El es mejor, puede rematar con la cabeza y con ambos pies", reconoció el técnico checo Michal Bilek. "Eso decidió el partido".

Cuando sonó el silbatazo final, Cristiano se arrodilló con los puños cerrados. Se levantó mientras Miguel Veloso saltaba a sus brazos para celebrar. Por segundo cotejo consecutivo, Ronaldo fue la figura de Portugal, que sigue buscando su primer título relevante.

Los checos comenzaron sin su capitán Tomas Rosicky, que no se había recuperado de una lesión en el tendón de Aquiles. Fue el encuentro más importante de República Checa desde que cayó en las semifinales de la Euro de 2004.

"En la segunda oportunidad perdimos nuestra fuerza y determinación, y ellos tuvieron una oportunidad que decidió el partido", dijo Bilek.