El vicepresidente de Nicaragua, Omar Halleslevens, pidió hoy a Estados Unidos que apruebe la entrega este año de una cooperación conocida como "waiver", con el argumento de que su eventual suspensión solo afectará a los ciudadanos de este país.

Estados Unidos puso en duda la aprobación este año de esa cooperación, que fue de al menos tres millones de dólares en 2011, debido a una serie de "irregularidades significativas" cometidas por el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

"Yo creo que sí", Estados Unidos debería aprobar el "waiver" a Nicaragua, declaró este jueves a periodistas Halleslevens, un exguerrillero sandinista que fue Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas del país centroamericano entre 2005 y 2010.

Halleslevens opinó que la negación de esa ayuda no hará "sufrir" al Gobierno de Ortega, sino "al pueblo"

Si Estados Unidos niega el "waiver" a un Estado, Washington no puede otorgar ayuda bilateral o apoyar el otorgamiento de préstamos por parte de instituciones financieras internacionales al país afectado.

La embajadora estadounidense en Managua, Phyllis Powers, advirtió en mayo pasado que será "muy difícil" aprobar en 2012 el "waiver" a Managua, debido a la supuesta falta de transparencia fiscal y a la ocupación de propiedades de ciudadanos estadounidenses en el país.

También por las "graves irregularidades" registradas en las elecciones presidenciales de 2011, en las que Ortega fue reelegido bajo denuncias opositoras de fraude.

En una entrevista publicada este jueves por el diario local La Prensa, Powers sostuvo que en Nicaragua "las irregularidades significativas" denunciadas en los comicios del año pasado "erosionan las instituciones democráticas".

Estados Unidos otorga a Nicaragua dos tipos de "waiver": uno por asuntos de propiedad, y otro, que representa tres millones de dólares, por transparencia fiscal.

"Tres millones de dólares no es mucho, pero lo importante es el mensaje (de Estados Unidos) que dice no hay transparencia fiscal y que no hay transparencia institucional y electoral, y son temas graves", dijo por su parte el diputado opositor, Eduardo Montealegre, en declaraciones al Canal 63 de la televisión local.

Hasta ahora, Ortega no se ha referido en público a la posibilidad de que Estados Unidos niegue el "waiver" a Nicaragua.

El "waiver" es un certificado que otorga Estados Unidos para avalar la continuación de la cooperación entre los dos países y que está supeditado al avance que registre Nicaragua en la resolución de las reclamaciones de propiedades confiscadas durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990) a ciudadanos estadounidenses.