El poeta español Ramón García Mateos recibió hoy el II Premio Iberoamericano de Poesía Juegos Florales de Tegucigalpa, por su obra "Daguerrotipos Moderadamente Apócrifos", en una ceremonia presidida por el alcalde de la capital hondureña, Ricardo Álvarez.

Un jurado, integrado por la académica española Carmen Ruiz Barrionuevo y los poetas Efraín Bartolomé (mexicano) y Rigoberto Paredes (hondureño), escogieron como ganadora la obra de García Mateos de entre unas 700 participantes en el certamen.

La ceremonia se celebró en el Museo de la Identidad Nacional, en el centro histórico de Tegucigalpa, con la participación de autoridades locales, el embajador de España en Honduras, Luis Belzuz de los Ríos, poetas y escritores nacionales, entre otros invitados.

El alcalde de Tegucigalpa resaltó la obra poética de García Mateos, quien nació en Salamanca en 1960 y es catedrático de la Lengua y Literatura españolas en el Instituto de Cambrils (Tarragona).

El embajador Belzuz de los Ríos también elogió la poesía del intelectual español y autor, entre otras obras, de "Triste es el territorio de la ausencia" (1998), "De ronda y madrugada" (2001) y "Morfina en el corazón" (2003).

García Mateos dijo a Efe que el galardón recibido este miércoles "puede servir como puente entre las literaturas española y hondureña, juntando dos poesías".

Agregó que el libro "Daguerrotipos Moderadamente Apócrifos" es "formalmente distinto" a lo que ha venido haciendo habitualmente, porque "los poemas pierden el verso y pasan a ser textos en prosa".

"A mí no me gusta la idea de la prosa poética, me gustan los poemas en prosa, además (en la obra) se combina el tono lírico de unos textos con el tono narrativo de otros poemas y el mundo literario", subrayó García Mateos.

En su opinión, "el mundo poético es una frontera que de alguna manera se mueve entre la ficción y la realidad, entre la vida y la literatura".

En su libro, cuya distribución gratuita ha sido promovida esta semana en Tegucigalpa, pululan por los poemas personajes literarios, poetas, escritores y "situaciones personales vividas que de alguna manera se disfrazan bajo la niebla de la literatura", dijo el poeta.

Los temas que aborda el libro tienen que ver con la vida y la muerte, la solidaridad, la hermandad del ser humano en las dificultades, el desamparo, la soledad frente al mundo y el amor, aunque esta última expresión figura un poco relegada porque "no es un poemario amoroso".

El galardón que auspicia la Alcaldía de Tegucigalpa tiene como objetivo la participación y difusión de la obra de los poetas iberoamericanos.

Los Juegos Florales de Tegucigalpa, según indicó el alcalde Álvarez, han sido convocados en cinco ocasiones, 1906, 1915, 1978, 2010 y 2011.

Entre los intelectuales galardonados figuran los hondureños Luis Andrés Zúniga, Rómulo Durón, Pompeyo del Valle y el cubano Luis Manuel Pérez, quien prologó el libro de García Mateos.