El Gobierno argentino anunció hoy que impondrá al gremio de los camioneros una multa de 4 millones de pesos (unos 887.000 dólares) por no acogerse a la conciliación obligatoria dictada por las autoridades e iniciar una huelga nacional del sector.

"En el día de hoy vamos a reiterar la notificación de una multa por incumplimiento de la legislación. Ante el no acatamiento de la ley, se le va a imponer una multa de 4 millones de pesos", indicó el ministro argentino de Trabajo, Carlos Tomada, en declaraciones a la radio La Red, de Buenos Aires.

Tomada denunció la "absoluta irresponsabilidad" del sindicato de camioneros dirigido por el líder de la mayor central sindical del país, Hugo Moyano, al convocar anoche a una huelga nacional en el sector, que afecta el abastecimiento de combustible, principalmente en la provincia de Buenos Aires.

El ministro advirtió además que los camioneros buscan una "negociación colectiva permanente y con amenazas", mientras que el Gobierno, sostuvo, está "procurando el pleno acatamiento de la legislación", motivo por el cual se dictó una conciliación obligatoria entre las partes.

Los camioneros decidieron este martes ir a una huelga en el sector de transporte de combustibles en demanda de un aumento salarial del 30 por ciento y de que los trabajadores queden exentos del impuesto a la renta.

El Ministerio de Trabajo decretó ese día la conciliación obligatoria en el conflicto en la rama del transporte de combustibles, pero el sindicato desacató la norma y ratificó la medida de fuerza.

"En la primera reunión que tuvimos (hace días) en el Ministerio, Pablo Moyano estuvo 15 minutos e inmediatamente inició un paro de transporte de caudales", agregó el ministro de Trabajo, que aseguró que en la segunda reunión hubo una "mejora de la oferta empresaria" y después los camioneros convocaron "un paro en los combustibles".

El ministro de Trabajo aseguró que, pese a que está prevista una reunión el viernes con sindicatos y empresarios, si no cesa la medida de fuerza el Ministerio no recibirá a los camioneros.

"Si ellos no deponen su actitud, yo no voy a recibir a un gremio que está generando este tipo de inquietud en la sociedad, sin reflexionar", dijo.

También hoy el Gobierno presentó una denuncia penal contra los dirigentes del sindicato de camioneros, Hugo y su hijo, Pablo Moyano, por presuntas "amenazas agravadas con el objetivo de obtener por la fuerza una medida o concesión por parte de los poderes públicos", indicó el Ministerio de Interior en un comunicado.

La huelga, iniciada por el gremio del transporte de combustibles, bloqueó este miércoles varios centros de abastecimiento, de los que salieron camiones conducidos por miembros de las fuerzas de seguridad del Estado, indicó el Gobierno.

El conflicto motivó el regreso de la presidenta, Cristina Fernández, de forma anticipada de la cumbre Río+20.