El exprimer ministro rumano Adrian Nastase ha sido operado hoy en Bucarest y se encuentra en buen estado, después de que intentara suicidarse anoche de un disparo tras confirmarse su condena a dos años de cárcel por corrupción.

"El paciente ha tenido suerte, no tendrá secuelas", declaró el doctor Ioan Lascar, del bucarestino hospital de Floreasca donde se llevó a cabo la intervención.

Nastase, de 62 años, no tiene afectado ningún órgano vital, agregó el médico en una rueda de prensa.

El que fuera primer ministro de Rumanía entre 2000 y 2004 se disparó anoche en la garganta en presencia de la Policía, que había acudido a su domicilio para llevarlo a prisión.

Uno de los agentes logró desviar el arma cuando Nastase se apuntaba en la cabeza, pero el político logró apretar el gatillo, y la bala alcanzó su garganta.

Horas antes, un alto tribunal rumano había confirmado la condena a dos años de cárcel por financiación ilegal de su campaña a las presidenciales del año 2004.

Se trata de la primera condena de un primer ministro en los casi 23 años de democracia postcomunista en Rumanía.

La sentencia ha sido aplaudida por muchos analistas como un precedente en la lucha anticorrupción en Rumanía.

Otros comentaristas y el propio Nastase consideran el proceso un juicio político orquestado por Traian Basescu, el actual presidente de centro-derecha y enemigo declarado de Nastase.