Estados Unidos mantendrá retenidos casi 3 millones de dólares en ayuda militar, contra el narcotráfico y de otro tipo a Nicaragua debido a la "falta de transparencia fiscal" del Gobierno de Daniel Ortega, dijo hoy a Efe un portavoz del Departamento de Estado.

"El Departamento de Estado ha decidido no dar una dispensa a las restricciones de transparencia fiscal", indicó el portavoz William Ostick, en referencia a una de las dos exenciones legales ("waivers") sobre las que el Gobierno de Barack Obama debía decidir para allanar la entrega de ayuda económica a Nicaragua.

La decisión, comunicada "esta semana" al Gobierno de Ortega, evitará que Estados Unidos desembolse "un poco menos de 3 millones de dólares en asistencia militar, contra narcóticos y para programas de salud y medio ambiente", explicó Ostick.

El portavoz subrayó que esas restricciones no afectan a "la mayoría de fondos concedidos a Nicaragua", que se dan "a través de organizaciones de sociedad civil" y se dedican a "la ayuda a la democracia y otras medidas de apoyo a la sociedad civil".

El Departamento de Estado tenía previsto conceder este año fiscal 2012 un total de 13 millones de dólares en ayuda exterior a Nicaragua y ha solicitado al Congreso la misma cantidad para el año fiscal 2013.

La decisión de no conceder la dispensa se debe a que "Nicaragua no ha cumplido con los requisitos de transparencia fiscal tal como determina la ley estadounidense, debido a su falta de transparencia presupuestaria", explicó Ostick.

"Aunque el presupuesto nicaragüense está disponible al público, no está totalmente correcto, porque no indica los fondos recibidos de Venezuela", añadió.

Nicaragua recibe unos 500 millones al año desde Venezuela, según cálculos del Gobierno estadounidense.

Ostick recordó que una disposición del Congreso estadounidense prohíbe al Departamento de Estado proporcionar cualquier tipo de asistencia económica y de seguridad a Gobiernos que no cumplan mínimos estándares de transparencia fiscal, aunque reserva a la agencia federal la autoridad para levantar la prohibición.

Queda por determinar si el Departamento de Estado negará a Nicaragua otra de las exenciones legales, la relativa a la propiedad, que afecta a la cooperación a través de instituciones multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o el Banco Mundial, en las que EE.UU. puede ejercer derecho de veto.

El Departamento de Estado debe decidir en julio sobre ese punto, del que según algunos expertos dependen más de 200 millones de dólares en cooperación multilateral.

La congresista republicana de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen celebró hoy la decisión del Departamento de Estado, y se mostró "especialmente preocupada por los cientos de millones que Nicaragua recibe de los Gobiernos venezolano e iraní".

"Los Gobiernos que no son transparentes, que son antidemocráticos y autoritarios no merecen obtener vía libre para recibir ayuda de Estados Unidos", dijo Ros-Lehtinen en un comunicado.

La legisladora abogó por no otorgar tampoco la dispensa relativa a la propiedad, al mostrar su "profunda preocupación por los cientos de demandas sobre propiedad de ciudadanos estadounidenses que permanecen sin resolver en Nicaragua".

"Urjo al Gobierno de Barack Obama a no otorgar la dispensa de propiedad confiscada a no ser y hasta que el régimen nicaragüense se comprometa a resolver estas demandas pendientes rápidamente", indicó.