La Fiscalía de Colombia dictó hoy medida de aseguramiento (detención sin beneficio de excarcelación) contra el exdiputado Sigifredo López, antiguo rehén de las FARC investigado por presuntamente participar en su propio secuestro y el de once de sus colegas, que murieron en un confuso episodio en junio de 2007.

"Se tuvieron en cuenta la evidencia y el material probatorio obrante en el proceso y que para ésta decisión se traduce especialmente en una pluralidad de testimonios de personas que dan cuenta directa de la posible participación de López Tobón en los hechos que se le sindican", según un comunicado de tres puntos de la Fiscalía.

López será procesado por los supuestos delitos de toma de rehenes, perfidia, rebelión y homicidio agravado por el asesinato de un policía.

Sin embargo, se precisa que López cumplirá la medida en su vivienda de Cali, capital del departamento del Valle del Cauca, según reza el documento. Actualmente está detenido en el búnker de la Fiscalía.

El comunicado señala, además, que algunos de los testimonios que obran contra López fueron recibidos antes de que se produjera la captura del exdiputado.

"Por su exactitud, coherencia, complementariedad y claridad, la Fiscalía entiende que ofrecen credibilidad y que, después de un análisis en sana crítica, son suficientes para entender cumplido el requisito procesal que en este momento de la averiguación es exigido para dictar la medida de aseguramiento", indica el documento.

López está detenido desde el pasado 16 de mayo para investigar su relación con un vídeo hallado en una computadora del exlíder guerrillero "Alfonso Cano" como prueba principal.

La Dirección de Investigación Criminal (Dijin) de la Policía colombiana practicó también una prueba morfológica, pues en las imágenes también se advierte un perfil similar al de López, y de cotejo de voz, pero sólo habló de "coincidencias".

El pasado 25 de mayo la Justicia colombiana pidió ayuda técnica al FBI, a solicitud del abogado del exrehén, Alfredo Montenegro, para completar el cotejo de las voces.

Medios locales han señalado que la prueba practicada por el FBI determina que es poco probable que López urdiera con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), su secuestro y el de sus once compañeros legisladores.

El exrehén y sus once colegas fueron secuestrados el 11 de abril de 2002 por rebeldes que simularon ser militares que iban a realizar una operación antiterrorista en el edificio del legislativo regional, acción en la que mataron a un policía.

En junio de 2007, las FARC mataron a once de ellos en medio de un incidente con otros insurgentes que los captores confundieron con militares.

López, como único sobreviviente, explicó tras su liberación unilateral en febrero de 2009 que se salvó de morir por haber estado entonces en otro campamento.