Tanto los legisladores republicanos como el secretario de Justicia, Eric Holder, dijeron estar dispuestos a negociar el fin de una potencial confrontación constitucional en una disputa relacionada con la fallida operación de rastreo de armas llamada "Rápido y Furioso".

La discusión se tornó más intensa el miércoles, luego que un comité de la Cámara de Representantes votó 23-17 a favor de declarar a Holder en desacato al Congreso y el presidente Barack Obama invocó el fuero ejecutivo para evitar presentar algunos documentos relacionados con la operación.

Dicho fuero presidencial está basado en el principio de que el Poder Ejecutivo no puede ser obligado legalmente a revelar documentos confidenciales cuando hacerlo afectaría adversamente su desempeño.

Sin embargo, los líderes republicanos en la cámara baja dijeron estar dispuestos a negociar si el gobierno entrega más correos electrónicos y memorandos vinculados con el operativo. Y Holder dijo el jueves que aún existe la posibilidad de solucionar el conflicto a través de una negociación.

El secretario de Justicia, quien se encuentra en Copenhague para entrevistarse con funcionarios de la Unión Europea, dijo que el gobierno había presentado una propuesta al Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes para negociar un fin a la disputa.

"Creo que aún existe la posibilidad de que ocurra así", dijo Holder. "La propuesta que hemos hecho aún está ahí. El liderazgo de la Cámara de Representantes tiene ahora que analizar qué es lo que hará, así que ya veremos cómo resulta".

Pero dijo que la votación de desacato era "injustificada, innecesaria y sin precedentes".

El republicano John Boehner, presidente de la cámara baja, y Eric Cantor, líder de la mayoría de ese partido en ese mismo cuerpo legislativo, dijeron que el pleno de la Cámara de Representantes votará la próxima semana para determinar si acepta o no el voto del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes en que declara a Holder en desacato.

Los funcionarios del Comité de Supervisión que conducirían cualquier negociación en los próximos días a nombre del jefe de dicho comité, el republicano Darrel Issa, dijeron que están solicitando al menos algunos documentos adicionales sobre "Rápido y Furioso", además de "señales de buena fe".

Eso último incluiría respuestas substanciales a futuras solicitudes de documentos por parte del comité; reformas en el proceso de aprobación de solicitudes de escuchas telefónicas; reconocer que se cometieron errores al engañar al Congreso sobre "Rápido y Furioso"; prestar atención a denunciantes internos y proveer una lista de los documentos que van a ser entregados, dijeron los funcionarios, que hablaron a condición de guardar el anonimato porque no están autorizados a revelar su nombre.

El gobierno, por su parte, tendría que abandonar la declaración de fuero ejecutivo. Si mantiene su postura, eso podría llevar a disputas en los tribunales que pudieran durar años.