En momentos en que la capital de Kenia disfruta un auge en la construcción de apartamentos y caminos, su expansión presiona a la afamada fauna del país, en especial sus felinos.

Guerreros masai mataron con lanzas el miércoles a seis leones que se salieron del Parque Nacional Nairobi y mataron a ocho cabras.

El Servicio de Protección a la Fauna en Kenia resumió el problema el jueves en un mensaje en su página en Facebook: "¿Los animales invaden el espacio de los seres humanos, o los humanos invaden el de los animales? ¿Cómo podemos encontrar tolerancia para nuestros vecinos salvajes? ¿Y cómo podemos alejarlos en forma humanitaria cuando se acercan demasiado?"

Peter Ngau, profesor de la Universidad de Nairobi, dijo que se construyen cada vez más viviendas en los tradicionales corredores migratorios que la fauna del parque de Nairobi utiliza desde hace mucho tiempo.