La jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, expresó hoy su rechazo a la ejecución de tres personas de la minoría árabe Ahwazi en Irán, así como a la condena a trece años de prisión del abogado y activista Abdolfattah Soltani.

"Estos acontecimientos muestran un claro deterioro de la situación de los derechos humanos en Irán, en el contexto general del incremento del uso de la pena de muerte, la represión de minorías étnicas y religiosas y la precaria situación de la situación de los derechos humanos en el país", indicó el portavoz de Ashton, Michael Mann, en un comunicado.

Ashton indicó que, según informes fiables, los tres sentenciados a muerte habían sido detenidos en 2011 por motivos políticos, aunque no precisa cuándo se produjo la ejecución.

"La UE ha expresado en numerosas ocasiones su preocupación sobre la situación de las minorías en el país y ha pedido a Irán que evite cualquier política discriminatoria", recordó el portavoz.

Por lo que respecta a la pena capital, añadió que la UE ha urgido a Irán, "como hace con todos los estados que insisten en mantener la pena de muerte, que detenga las ejecuciones pendientes e introduzca una moratoria".

Asimismo, la alta representante manifestó su preocupación por el reciente veredicto de la Corte de Casación iraní que condena a Soltani a trece años de prisión en "exilio interno", acusado de cargos de propaganda contra el sistema, participar en la fundación de una organización ilegal y conspirar contra la seguridad nacional.

"Soltani es un prominente abogado iraní que ha defendido con valentía los derechos de numerosos activistas pro derechos humanos en su país", indicó Mann, que destacó que ese veredicto "excesivamente riguroso" constituye "otro ataque inaceptable contra la profesión de jurista en Irán".

En ese sentido, Ashton pidió a las autoridades iraníes que retiren inmediatamente todos los cargos en su contra y que lo liberen.

Soltani, acusado de propaganda contra el régimen iraní, es un renombrado abogado colega de Shirin Ebadi, ganadora del Premio Nobel de la Paz en 2003 por sus esfuerzos en favor de la democracia y los derechos humanos.