El vicepresidente Angelino Garzón se encuentra en estado delicado pero estable tras sufrir un accidente cerebro vascular isquémico, indicó el miércoles la clínica donde este hospitalizado el alto funcionario.

Garzón fue internado el 14 de junio en la clínica Reina Sofía, al norte de Bogotá, debido a un "cuadro infeccioso de origen urológico el cual tuvo una evolución clínica favorable", pero el lunes sufrió un accidente cerebro vascular isquémico, de lo cual evoluciona, indicó el centro médico en un comunicado.

El vicepresidente, un ex sindicalista de 65 años, se encuentra en una "condición delicada pero estable, bajo estricta vigilancia médica, con medidas de protección neurológica, como parte del manejo de su enfermedad cerebro-vascular aguda", agregó la clínica en su nota divulgada en un correo electrónico.

Ya temprano al visitar en la jornada a Garzón, el presidente Juan Manuel Santos había dicho en una breve declaración a los reporteros el estado general delicado pero estable en que según los doctores se encontraba el funcionario. En la víspera, Santos dijo que el vicepresidente había sido ingresado la semana pasada por una infección en la próstata.

La clínica había dicho la víspera que daría su segundo parte médico el jueves, pero ante las declaraciones de Santos y las intensas versiones sobre qué realmente aqueja al vicepresidente, decidió anticiparlo para la jornada, según explicó la oficina de prensa de la Reina Sofía.

José Mendoza Vega, neurocirujano, explicó que un accidente cerebro vascular isquémico no es otra cosa que un taponamiento de arterias, o la falta de sangre, que nutren el cerebro y ese taponamiento puede ocurrir por causas desconocidas o simplemente porque con el paso de los años, las arterias se van haciendo más gruesas o duras.

Por el parte medico emitido por la clínica sobre el estado estable de Garzón "el vicepresidente estuvo muy de buenas" o tuvo suerte porque fue rápidamente atendido estando ya en una clínica, dijo Mendoza Vega en diálogo telefónico.